Repudiamos la violencia política contra las mujeres en lucha de la Patria Grande

La voz de las compañeras de la Comisión de Mujeres y Géneros del Instituto Patria quiere hacerse escuchar, extenderse y amplificarse en el seno de nuestra Patria. Quiere gritar, denunciar y repudiar la brutal represión desatada sobre las mujeres en lucha en los distintos pero simultáneos  procesos políticos que viven nuestros pueblos latinoamericanos y caribeños.

El brutal ataque a Patricia Arce, la  alcaldesa ganadora del Municipio de Vinto, Cochabamba, Bolivia, por parte de una turba vandálica que no reconoce el triunfo de Evo Morales y de su candidata del Movimiento al Socialismo, se convierte junto a otros hechos, en el símbolo del castigo patriarcal a la participación política de las mujeres  en procesos emancipatorios, en colectivos por la igualdad y por el fin de las  opresiones de clase, etnia, sexo. Su secuestro, el corte de su cabello, las heridas y la pintura con la que fuera agraviada y trasladada desde su pueblo, es elocuente del plus de odio que la conciencia de las mujeres genera al sistema.

Una ferocidad que se repite en la represión al pueblo chileno y a sus mujeres en particular, con desapariciones, torturas y vejaciones incalificables. Una furia que alcanzara también a las mujeres ecuatorianas y sus representantes, con la persecución y obligado destierro de la diputada Gabriela Rivadeneira o el violento allanamiento a la prefecta Paola Pavón. La muerte de liderezas populares en Colombia, Guatemala y Honduras. El nunca olvidado asesinato de Berta Cáceres.

La mujeres y diversidades del Instituto Patria, herederas de la valentía de Cristina Fernández de Kirchener, en la semana del Aniversario del NO AL ALCA promovido por el inolvidable Néstor Kirchner, elevamos nuestra voz para denunciar lo que consideramos una clara reacción de acoso y persecución neoliberal de naturaleza  patriarcal,  opuesta al formidable protagonismo de la revolución de las mujeres latinoamericanas y caribeñas a favor de la equidad y la justicia, la autodeterminación e independencia de nuestra región y en contra de todas las  formas de discriminación, opresión y dominación.