Mercosur: el peligro de los hechos consumados

La Comisión de Integración Regional y Asuntos Internacionales del Instituto Patria denuncia que a pocos días de finalizar Brasil su Presidencia Pro Témpore del MERCOSUR, sus autoridades pretenden poner en marcha el Grupo Ad Hoc para Examinar la Consistencia y Dispersión (GAHAEC) del Arancel Externo Común (AEC), con el propósito de apresurar el proceso iniciado en el primer semestre de este año, para revisar los aranceles. Se trata de una decisión que no ha sido estudiada en profundidad, ni consultada.

Las negociaciones al interior del bloque sobre la reforma de la estructura arancelaria comenzaron a partir de la posición promovida por el gobierno argentino en la Cumbre del Mercosur de Montevideo, en diciembre de 2018. El Grupo tiene el mandato de elevar una propuesta a la última Reunión Ordinaria del Grupo del Mercado Común el 3 de diciembre, para inaugurar la reforma a partir del 1 de enero de 2020 y concretar el total de modificaciones hacia 2021.

Los informes del GAHAEC son de carácter reservado, y por lo tanto, sus consecuencias son poco evaluadas por la sociedad y las fuerzas políticas. Sus efectos son sin embargo previsibles en las industrias de nuestros países y también sus secuelas en términos de desempleo y poder adquisitivo de los trabajadores.

El promedio de la baja de los aranceles ronda el 50% en un plazo de solo 4 años y va del 35% al 12% por ejemplo en automóviles, de 12% a 4% en aceros laminados (en un contexto de sobre oferta global), de 35% a 12% en textiles y prendas, 31% a 12% en calzados, de 11,2% a 3,8% para equipamientos médico-hospitalarios, de 10,8% a 4,8% en productos plásticos, de 10,4% a 3,7% para productos siderúrgicos y 12% a 4,2% para máquinas, materiales y aparatos eléctricos.En el marco de nuestro inminente cambio de gobierno y de signo político en la Argentina, es obligatorio postergar el tratamiento de medidas como las que estamos denunciando, pues el impacto de la pérdida en la preferencia que actualmente goza la Argentina en el mercado brasileño y sus perjuicios en la interdependencia de nuestros mercados y de nuestras industrias, puede constituir otra catástrofe económica y social en medio del aun pendiente, controvertido y cuestionado acuerdo Mercosur/UE. 

La Comisión de Integración Regional alerta sobre las graves consecuencias que medidas de tal trascendencia, tomadas a las apuradas por el gobierno saliente, arrojarán sobre la economía nacional, y denuncia asimismo que el método de hechos consumados de tal magnitud, constituye una vulneración de la democracia y una alevosa falta de respeto a la voluntad pupular.

Por otra parte, la comisión expresa su apoyo a las nuevas autoridades en la legítima tarea de lograr una transición que acate y honre el pronunciamiento contundente de la sociedad argentina.