“Chile fue el experimento neoliberal en la región”

El secretario nacional de Desarrollo Regional y Local del Partido Socialista de Chile, Iván Borcoski, fue recibido por los integrantes de la Comisión de Integración Regional y Asuntos Internacionales del Instituto Patria, para analizar la gravísima situación política y social que sufre el pueblo hermano trasandino, desde hace varios días, y que incluye más de una docena de muertos, cientos de heridos –muchos de gravedad-, múltiples violaciones a los derechos humanos y miles de detenidos de parte de los carabineros y las fuerzas armadas que el primer mandatario Sebastián Piñera ordenó sacar a la calle para repeler las masivas e históricas protestas que son noticia en la región y el mundo.

El dirigente chileno –también es secretario de Relaciones Internacionales del Instituto Igualdad de su país-, realizó un repaso histórico sobre las causas profundas que derivaron en el estallido social por el aumento en la tarifa del subterráneo, hace unos días atrás. Señaló que Chile fue «el experimento neoliberal clásico» en la región sudamericana, que generó un tipo de Estado, un modelo de producción, un modelo laboral y un sistema de liberalización y privatización de bienes y servicios públicos que durante décadas provocó exclusión y desigualdad social, y que ese cóctel derivó en el reciente estallido popular, al que denominó como una «crisis de los sectores medios», que contiene múltiples demandas.

La desigualdad en Chile tiene varias décadas.

Borkoski señaló que esta crisis del modelo encuentra su origen en la dictadura militar chilena, a cargo de Augusto Pinochet, que al dejar una constitución reaccionaria y una cultura de control social basada en la crueldad y sin garantías de respeto de los derechos humanos universales, intentó formatear a la sociedad chilena en el temor y la sumisión.

El encuentro, del que participaron varios integrantes de la comisión, se realizó en el auditorio Néstor Kirchner del Patria.

Contó que en la actualidad, las secuelas de las reformas que se impusieron a la constitución pinochetista, y que implicó la privatización de la vida pública (educación, salud, cultura, ciencia y tecnología, empresas públicas) están alcanzando a todas las franjas etarias, las pauperiza y las exhibe de modo descarnado, como en el caso los adultos mayores, la insolidaridad e impiedad del sistema jubilatorio.

El dirigente socialista advirtió que la salida a la convulsionada coyuntura política es trabajar por la convocatoria a una nueva asamblea constituyente, que a través de la vía democrática y parlamentaria, funde un nuevo acuerdo social y formule los principios constitucionales que la conciencia de los chilenos está expresando y exigiendo.

El dirigente chileno repasó la historia de su país para poder explicar el presente.

Por último, Borkoski resaltó la sabiduría y ánimo de paz del pueblo chileno que no solo resiste la represión policial y militar sino que es además capaz de desalentar y desterrar el vandalismo y las maniobras y manipulaciones políticas y tibias reformas de las que se vale el Poder Ejecutivo para desoir y deslegitimar el clamor popular.

Los y las integrantes del Patria, desde su fundación, están muy atentas a la realidad política, económica, social y cultural latinoamericana, porque entienden que la construcción de una Patria Grande, como forjasen próceres de la talla de San Martín, Belgrano y Artigas primero, y Hugo Chávez, Néstor Kirchner, Evo Morales y Lula Da Silva después, es un no de los anhelos por los que nunca hay que dejar de trabajar.

El estallido social comenzó por el aumento de la tarifa del subte.