Acerca del #8M. Comunicados y reflexiones de las organizaciones que integran la Comisión de Mujeres y Género.

Documento y conferencia de prensa 7/03

Las Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans del campo nacional y popular, paramos y marchamos este 8 de marzo. Lo hacemos en homenaje a las compañeras trabajadoras mártires de la historia internacional por defender sus derechos y también por las gestas históricas de las trabajadoras de Argentina, como fue la conocida huelga de las escobas a principios del siglo pasado. Por todas las que nos precedieron, que fueron miles, pero de las que sólo conocemos algunos nombres, porque es reciente la construcción de una historia que nos haga visibles. Por Juana Azurduy, Macacha Guemes, Mariquita Sánchez, Cecilia Baldovinos, Julieta Lantieri, Elvira Rawson, Alicia Moreau de Justo.
Por Eva Perón, nuestra Evita, incansable en el fervor solidario, conmovió a un pueblo y con su fuerza arrolladora logró consagrar definitivamente el voto femenino en nuestra Patria y la creación de un partido que consolidó el protagonismo político de las mujeres en Argentina.
Por las compañeras que fueron parte de la larga y heroica resistencia a las tiranías, sufriendo cárceles y proscripciones y por nuestras queridas y siempre recordadas compañeras desaparecidas y asesinadas durante las dictaduras que asolaron nuestro país. Orgullosas de las Madres y Abuelas, contemporáneas con las sindicalistas, por las que resistieron organizándose en los barrios durante los noventa, las referentes de infinidad de organizaciones sociales y las cientos de miles de jóvenes que sumaron sus pañuelos verdes a la movilización en las calles de todo el país.

 *Reivindicamos a todas las lesbianas que luchan contra las violencias que éste sistema nos impone, y que muestran con sus existencias que hay vida más allá de la heterosexualidad. Hoy 7 de marzo día de la visibilidad lésbica, recordamos a la Pepa Gaitán, asesinada por lesbiana chonga, fusilada por el padrastro de su novia. 
Reivindicamos y nos enorgullece el liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner, primera mujer electa presidenta en dos períodos, luchadora incansable, con un liderazgo que traspasa nuestras fronteras.
El feminismo es democracia, inclusión, igualdad, justicia y el reclamo por el efectivo acceso a los derechos conquistados.
Nuestra lucha es por la Victoria del Pueblo

Queremos:
Libertad para Milagro  y todas las presas políticas. Basta de persecución a las luchadoras populares.

Que no haya más hambre en la Argentina de las vacas gordas y los campos sembrados que sólo sirve y beneficia a unxs pocxs privilegiadxs.

Trabajo para Todas y Todos y salarios que permitan vivir con dignidad. Igual salario por trabajo de igual valor para las mujeres y las disidencias.Por una ley nacional de inclusión laboral trans y su inmediata implementación.
Reindustrialización del país y generación de empresas sociales y cooperativas. Participación de lxs trabajadorxs en la cogestión de las empresas y control social en las inversiones en obras e infraestructura.
Política de control de las importaciones de productos que destruyen producción y trabajo nacional.
Política de inversión en infraestructura de cuidados para niñxs, adultxs mayores y personas dependientes, para mejorar los servicios y aumentar las posibilidades de empleo para las mujeres y la reducción de brechas salariales.
Regulación del comercio exterior, protección de los recursos naturales y control de los servicios públicos y un sistema financiero puesto al servicio del desarrollo de la Nación.
Investigación del endeudamiento externo y la fuga de capitales que generan dependencia y constituyen un descarado saqueo en perjuicio del pueblo argentino. Priorizar la deuda interna, que es con las necesidades del pueblo .
Generar el proceso de construcción de consensos para llegar a una nueva Constitución, que sea popular y emancipatoria, para terminar con las formas de dominación y dependencia, que será también antipatriarcal.
Reconocer la comunicación como un derecho humano esencial al que deben tener acceso todos los ciudadanos y ciudadanas de la Patria a través de medios no sexistas, democráticos y comunitarios que garanticen pluralidad de expresión.
Prioridad en las políticas para la Eliminación de las Violencias de Géneros, con alcance universal, integrales y con participación comunitaria y social. 
Absolución para Higui, criminalizada por lesbiana chonga, y por defenderse de un intento de violación correctiva. Queremos una justicia antipatriarcal para que estén garantizados los derechos de las mujeres, lesbianas, travestis y trans. 
Acceso igualitario y universal a la Salud, la Educación y la Justicia.
Respeto por la autonomía de nuestros cuerpos y el legítimo derecho a la Interrupción Legal del Embarazo. Educación sexual integral y laica en todos los niveles de enseñanza, es un derecho de nuestras pibas.
Descriminalización y despatologización de las identidades travestis y trans, garantizando el acceso a la educación y a un sistema de salud sensible con la diversidad de cuerpos e identidades, y por infancias trans sin violencia.
Elecciones libres, democráticas, con amplia participación feminista y disidente en igualdad de condiciones.
Vivas, libres, unidas y gobernando nos queremos!!!!!!

7 de marzo de 2019

MANIFIESTA – Cooperativa de Comunicación Feminista
«8M: Feminismo y confusión»

No, no vamos a andar con vueltas, hacemos política sin ingenuidades. Ayer en Plaza de Mayo nos encontramos más de 500 mil mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries en una clara y contundente muestra del protagonismo político y cultural de los feminismos actuales. Incluso le regalamos unos descorches a Macri.
El sabor amargo que quedó de ayer no se va con los abrazos ni las birras que segura y merecidamente compartimos con las compañeras después de marchar otro #8M.
La imagen de las secundarias saltando por Avenida Callao al grito de «se va a caer» nos tracciona hacia adelante, también les mostras caminando cual pasarela por Avenida de Mayo, Lita Boitano en el escenario agitando los dedos de Victoria, Taty Almeida sosteniendo en alto la imagen de Milagro Sala la dirigente social tupaquera y primera presa política mujer y negra del macrismo. Pero permítannos subir la vara de la política en un año crucial para el futuro de nuestro país: ¿Qué vamos a hacer como feministas cuando el aborto sea inevitablemente Ley? ¿Cuál será la causa que permita mantener la unidad, el criterio mínimo de consensos respetados?

En el día de la mujer trabajadora, desde nuestra histórica Plaza de Mayo, se repudió a una Central Obrera que casualmente había llamado a paro. Apenas 24 horas antes, la foto del feminismo popular del día era la de una sindicalista feminista histórica de la CTA sentada en la cabecera de una mesa generalmente liderada por varones cis ¿Qué significaba esa mujer sentada ahí? la firma de un protocolo de prevención y acción en casos de discriminación, acoso y violencia de género. Qué lejos nos sentimos de «la revolución feminista» si a nuestras propias compañeras luego de años de dejar el cuerpo intentando feminizar la lucha sindical las exponemos y carneamos públicamente. Que papelón de feminismo ese que aliena pensándonos por fuera de la unión histórica de las y los obreros del país entero. Como si nosotras mismas no lo fuéramos. La lucha feminista de las mujeres dentro de los sindicatos a nosotras nos da orgullo.

La valla del escenario parecía ser el vértice que unía dos universos opuestos. Cuanta inmensidad en el gesto de esa señora que puso 100 pesos, quizás los últimos quizás los únicos que tenía, en una alcancía popular en medio de La Plaza en contraposición a la mezquindad de quienes, por ejemplo, descuidaron el ingreso al escenario de nuestras Madres y Abuelas en una noche donde se las hizo esperar entre viento y frío sin siquiera una silla que las contenga. «Este es un año de elecciones» es el mantra persistente entre ceja y ceja de todas aquellas que nos reconocemos parte del feminismo del campo popular. No estamos dispuestas a soportar un segundo más de macrismo porque entendemos que se lo debemos a nuestras compañeras que alojan en su cuerpo los extremos más crueles de la precarización. Algunas escenas sucedidas en el escenario de ayer a la vista de unas pocas personas y un abultado grupo de cronistas de medios de comunicación hegemónicos suena más a patriarcado comiéndonos los talones en épocas de vacas flacas y egos enormes que a la humildad, la ternura y la bravura con la que nosotras queremos construir un movimiento para todas y todes, un movimiento que gobierne. 

Los feminismos populares tenemos la responsabilidad histórica en este 2019 de abrazar a les que quedan afuera de la Plaza, les que no llegan, les que no pueden, les que nunca dirán que son lo mismo porque saben que la diferencia está en la olla llena para les pibes. A las cientos de miles de jóvenes que con la experiencia parlamentaria del debate por el aborto sintieron por primera vez la empatía por una desconocida. Por esas pibas y por todes nosotres tenemos que salir a disputar el poder de la realidad efectiva con responsabilidad afectiva. Una plaza llena es una realidad efectiva. Un documento de identidad que enuncia al lado del nombre «Lara Maria Bertolini» su identidad de «feminidad travesti» es una realidad efectiva. El trabajo puntilloso, barrial y embarrado de una compañera que no fue a la marcha pero se quedó dando la discusión con sus vecinas para ver cómo salvan a sus hijes del gatillo fácil es una realidad efectiva. Una ranchada en otra plaza que cerca pero sin multitud abraza y contiene a les compañeres que no pueden o no quieren marchar es además de una realidad efectiva una responsabilidad afectiva. Que cuerpos gordos, negros, travestis o trans tomen el micrófono es realidad efectiva. «Poner el cuerpo» tiene muchas formas, en el entrelazado de esas formas, somos. Este año se perdió el pudor de aparentar eso que dicen que es feminismo. Sin embargo, lo refundamos todos los días en la suma de inmensidades que sabemos ser, como solo un movimiento de masas puede. 

Por Cynthia Castoriano y Lía Ghara

Comunicado CTA

La unidad de las trabajadoras es más fuerte

El 8M las calles del mundo fueron mujeres, disidencias y el paro feminista se sintió en Argentina y en más de 50 países.

En la ciudad de Buenos Aires fuimos quinientas mil y más de un millón movilizadas en todo el territorio nacional. Construimos cada vez más unidad de las trabajadoras organizadas. Nuestra Central, junto a la Corriente Sindical Federal, la CTA- A, sindicatos de CGT, CNCT, CTEP, CCC y Barrios de Pie, construimos este 8 de marzo una columna intersindical que llevó como bandera: “Unidad de las trabajadoras, contra el ajuste y el FMI”. Es una unidad que se consolida y crece.

Estuvimos también en las calles de todo el país, en las grandes ciudades y en las localidades más pequeñas. El rechazo a las políticas neoliberales, a la criminalización de la protesta, la libertad de Milagro y las presas, el aborto legal, el fin de las violencias, el trabajo digno para todas, son puntos nodales de nuestros reclamos, que recorrieron todas estas jornadas.

Protocolos de Prevención

Con enorme satisfacción compartimos que, en el marco de las acciones por el Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras, en reunión especial de nuestra Mesa Nacional realizada el día 6 de marzo, se aprobaron dos protocolos de prevención y acción frente a la discriminación, acoso y violencia por razones de género, uno para el ámbito laboral y el otro dentro de nuestras organizaciones. Porque nuestro compromiso con una perspectiva sindical feminista, no es sólo en el reclamo de políticas de Estado en favor del pueblo trabajador, también lo es con la revisión de nuestras conductas personales e institucionales. Definimos un plan de formación para la puesta en funcionamiento de los protocolos, invitar a la adhesión de las organizaciones afiliadas, promover reformas estatutarias para su inclusión y la aprobación de los mismos en el próximo Congreso Nacional de la CTA. (adjuntamos al pie los documentos completos).

La provocación sectaria

Denunciamos una operación orquestada para romper el movimiento feminista y la movilización masiva de las mujeres y disidencias, especialmente orientada para atacar a las organizaciones sindicales que estamos luchando todos los días contra las políticas de hambre y ajuste para el pueblo.

No acompañamos el documento final porque miente cuando sostiene que nuestra Central le da la espalda al movimiento feminista. Esta CTA -como dijimos- aprobó en reunión de Mesa Nacional el 6 de febrero la adhesión al Paro de Mujeres. Todas nuestras organizaciones tuvieron diversas medidas de fuerza, como el sector docente y el estatal que hicieron paro general, además de otras modalidades en otros sectores. Pero esto no ocurrió sólo en la Capital. Hubo una estrategia montada en otros lugares del país de similares características, que quisieron coronar con una operación mediática canallesca y mentirosa. No somos ingenuas: quieren dividir al movimiento que crece y que es mirado por el mundo entero. Son sectores funcionales a la derecha y al neoliberalismo.

Nosotras vamos a responder con más unidad y organización y no nos confundimos. El enemigo del pueblo está en las políticas de Macri, Vidal, Larreta, el carcelero Morales y toda la alianza de gobierno de Cambiemos. Estamos construyendo la unidad política, sindical y social, que va en camino de construir la derrota del neoliberalismo en las urnas. Pero mucho más que eso: estamos construyendo las bases de un futuro gobierno que será nacional, popular, democrático y feminista.