Solidaridad con el pueblo palestino

La Comisión de Integración Regional y Asuntos Internacionales del Instituto Patria repudia el plan israelí –actualmente pospuesto pero no anulado- que plantea la inminente anexión de territorio palestino, ocupado ilegalmente por el Estado de Israel desde 1967. Y manifiesta, a su vez, su solidaridad con el pueblo palestino y la voluntad de denunciar todo tipo de política colonialista.

Basamos nuestra posición en el respeto irrestricto a los derechos humanos, el respeto al derecho internacional y al derecho a la autodeterminación de los pueblos. El plan persigue la anexión territorial -a manos del Estado de Israel- del Valle de Jordán, parte de la Cisjordania ocupada, territorio rico en recursos naturales y un enclave estratégico en la seguridad de la zona. Tiene por objetivo “institucionalizar” la política de ocupación ilegal y anexión de tierras del gobierno de Benjamín Netanyahu, contrariando las resoluciones de las Naciones Unidas que caracterizan como ilegales las políticas de anexión territorial y los respectivos asentamientos. Esta política sepulta definitivamente la «Solución de los dos Estados» aprobada por Naciones Unidas, histórica posición apoyada por la República Argentina.


El falsamente denominado “Plan de Paz” -ideado desde el Estado de Israel- fue anunciado oficialmente el 28 de enero del corriente año y tenía como fecha de inicio el 1 de julio de 2020. No debe aceptarse la palabra “acuerdo” a un plan impuesto por Israel con respaldo estadounidense sin la participación de las autoridades palestinas, lo que claramente vulnera la soberanía de Palestina y no contempla los históricos reclamos e intereses de ese pueblo.


Es de público conocimiento el amplio rechazo de la comunidad internacional a este plan de anexión del Estado de Israel. Entendemos que el aplazamiento no significa la anulación del respectivo plan, por lo que sumamos nuestra voz al pedido de la comunidad internacional para ponerle fin. Reconocemos la necesidad de que existan dos Estados que puedan vivir en paz y con seguridad. Lo anterior, requiere del cese de la política de hostigamiento y de ocupación ilegal de territorios por parte del Estado de Israel.

Del mismo modo que Cristina Fernández de Kirchner definiera a Malvinas como una causa global de lucha contra el colonialismo, esta Comisión entiende que la Causa Palestina y su reclamo legítimo por el territorio que le pertenece también lo es.