Los colectivos de Fe piden Paz, Pan y Trabajo.

La política y las alternativas religiosas.

El Colectivo de Comunidades Religiosas e Identidades Culturales del Instituto Patria saluda todas las iniciativas que implican articular la Fe y la Política, con la sana intención de lograr la unidad nacional y construir una esperanza para nuestro pueblo, ajena al neoliberalismo que hoy  genera endeudamiento, desocupación, flexibilidad y precarización laboral.
Todas las formas de espiritualidad que brindan un cobijo basado en la hermandad, la solidaridad y el encuentro con los más humildes debe ser enaltecido como una forma de  identificación con quienes más lo necesitan. Los enemigos del pueblo tienen máscaras fundadas en el egoísmo y el endiosamiento del Becerro de Oro: elogian el dinero, desprecian la equidad y admiran a quienes someten a nuestros pueblos.
Saludamos todas las iniciativas políticas, comunitarias y sociales orientadas a congregar a colectivos de Fe comprometidos con la lucha por el Pan, la Paz y el Trabajo. De la misma manera que advertimos con preocupación sobre la utilización de la falsaria prédica pastoral -como recientemente hemos visto en relación con el diputado nacional Alfredo Olmedo- para imponer una funesta teología de la salvación individual, opuesta a la fidelidad con quienes sufren privaciones, cárceles y hambre.
Desde el Colectivo impulsamos el encuentro en la diversidad privilegiando al amor empático a los más vulnerables, con la convicción de que solo un proyecto nacional y popular, democrático, latinoamericano y feminista logrará construir una Patria para Todxs.