Hoy, como siempre, Evita vive en el pueblo, en la militancia y en la lucha

Artífice de los derechos sociales del pueblo y de los derechos políticos de la mujer en la Argentina, su figura alcanza dimensión histórica.

La consagración del voto femenino en 1947, la creación de la Escuela de Enfermería en 1948, y del Partido Peronista Femenino en 1949 constituyeron pasos definitivos en el camino de redefinición del papel tradicional de la mujer de mediados del siglo XX.

Asimismo las políticas públicas generadas para las personas en situación de vulnerabilidad -hogares de tránsito para niñxs, mujeres y ancianxs- fijaron estándares de protección y condiciones de infraestructura y servicios incomparables, coherentes con su idea de la dignidad debida a mujeres, niñxs, ancianxs, trabajadores, al pueblo todo.

Especialmente para nosotras las mujeres, Eva Perón pertenece al mundo de nuestras ancestras, de nuestras líderes y pioneras, es maestra en justicia social, en condena a la injusticia, es urgencia, tarea permanente, ejemplo de alta política. figura trascendente de la historia argentina reciente, es simbolo, identidad y bandera.

Hace 70 años la muerte de Eva Perón llenaba de congoja a los sectores populares que veían en su figura inclaudicable la concreción de los sueños postergados y la adalid de los derechos conquistados.

La honramos como en cada aniversario de aquélla pérdida prematura e irreparable que sufrió el pueblo argentino que la veneraba, y cada día de nuestra militancia política y social, nos inspiramos en su pensamiento, su acción, su valentía y entrega sin límites para acompañarnos en los momentos de grandes desafíos, porque su ejemplo y su legado mantienen enorme vigencia para la construcción de una Patria con Justicia, Solidaria, Soberana y Feminista.