¿Nacen los «miniministros»?