Cristina en el plenario de la CTA en Avellaneda
  • Discurso completo

Muy buenas tardes a todos a y a todas. Muchas gracias por recibirnos acá en Avellaneda. Para nosotros Avellaneda es una de nuestras casas, una de nuestras casas. Tenemos muchas casas en la provincia de Buenos Aires y esta es una. Y gracias, por supuesto, a la CTA, a Hugo, a toda la directiva de los compañeros y las compañeras de la CTA con la cual nos une y nos identifica no solamente el hecho de que hayamos compartido políticas de gobierno. Creo que tenemos una mirada y una visión de la historia de nuestra historia… ustedes saben que yo soy fanática de la historia. Ayuda, ayuda un montón, no se imaginan cuánto. Y bueno y la verdad que este día, 20 de junio, que para nosotros es muy particular. Ustedes saben que Manuel Belgrano es mi prócer preferido y cuando veníamos charlando con los compañeros y las compañeras que querían desde hace tiempo que viniera a presidir un plenario, nos pareció, me pareció que el 20 de junio era un día muy especial. Y habíamos… había propuesto yo un título que era “Recordando a Belgrano…”, así empezaba. “Recordando a Belgrano, Estado, Mercado y precios, etc…” y Hugo, con muy buen criterio dijo: recordando no porque recuerdo es nostalgia es pasado es lo que fue. La vigencia de Belgrano. Y cuando recién Jorge leía algunos pasajes de cómo pensaba Belgrano acerca de la producción, del trabajo, de la deuda externa. Bueno… pueden pasar 200 años y a los que no les gusta mirar el pasado… Mmm… yo desconfío de los que no les gusta mirar el pasado. Será porque además no les gustan las cosas que hicieron durante el pasado. Yo no tengo problemas con el pasado, con el mío, con el del peronismo. Creo que es muy importante pero, además porque ¿Cómo fui? Yo por lo menos me hice peronista, yo no viví el peronismo, yo soy del 53, tenía apenas dos años. Imagínense cuando venían a contarnos lo que fue el peronismo, lo que había pasado… Noooo, esas son cuestiones del pasado. ¿Cómo cuestiones del pasado? En el pasado, en la historia, nuestra propia historia, encontramos las claves, decodificamos lo que pasó y podemos atisbar lo que puede pasar. Y entonces, atisbando lo que fue y lo que viene, actuar en el presente. No se puede actuar en el presente sin estos dos elementos: el conocimiento del pasado y la imaginación y la estrategia del futuro. De eso se trata, en definitiva, la militancia, la construcción y la estrategia política.

Pero bueno, me parece que también y por eso elegimos “Estado, Mercado y Precios, Trabajo, Producción y Política Social en una Economía Bimonetaria” porque esta es la cuestión. Porque esto implica comenzar a decodificar las palabras porque a través de la significación de las palabras empieza la dominación, de lo que dice Hugo, cultural.

Y a propósito de esto, en el siglo XXI advertimos… ya lo veníamos advirtiendo a fines, en las postrimerías del siglo XX, el ataque formidable sobre el concepto del Estado. El Estado no sirve, el Estado hay que achicarlo, el Estado es una porquería, el Estado impide el desarrollo de las libertades individuales. Lo escuchamos todos los días pero, si miramos este siglo XXI y las crisis, las tres grandes crisis de este primer cuarto de siglo, la primera gran crisis fue la del 2008. En el 2008, yo recién asumía hacía muy poco tiempo como Presidenta y el mundo se desplomó. Literalmente. Lehman Brothers, Fannie Mae, las subprime, las hipotecas, se vino todo abajo. No se recordaba, desde el año 1930, una crisis económica financiera como las características como la del 2008. Para colmo nos agarró en el Gobierno con la crisis propia, autóctona, ¿folclórica casi podríamos decir? de la 125. A ver… nos agarró la del 2008 con la crisis nuestra, propia, autóctona de la 125. La coalición de gobierno partida, bueno, ya saben, no voy a entrar en nombres ni nada. Inclusive, compañeras y compañeros de nuestro propio bloque que se fueron a otro bloque y que después nos enfrentaron en las elecciones de 2009 y más tarde en las del 2013. No importa, ya pasó. Si no me importa a mí no silben ustedes. A ver. Si no me importa a mí no silben ustedes. No hay que ser más papistas que el Papa, nunca. No es que me sienta el Papa, por Dios. Mañana la tapa de Clarín dice: “Cristina se identificó con el Papa”. No, por favor. Pero bueno, siguiendo, el Estado. Esta primera crisis del 2008, del siglo, no la provocó el Estado, fue el mercado. Fue la banca estadounidense más grande, Lehman Brothers, fue Fannie Mae, los que hacían hipotecas, derivados. O sea, el sector privado financiero provocó la primera gran crisis global de este siglo, la del 2008. ¿Y qué hicieron y qué hicimos los que estábamos con la responsabilidad de la conducción del Estado? Lula estaba en Brasil, me acuerdo que hablábamos con mucha frecuencia con Lula porque necesitábamos que la gente siguiera consumiendo, que la recesión no nos atacara. Porque la gente se retraía, dejaba de consumir, al dejar de consumir por temor a ser despedidos, finalmente terminaban siendo despedidos porque se paraba la rueda de la economía. No sé si ustedes se acuerdan, por ahí los millenials no porque tenían 8 años o 9 y no se van a acordar. Yo aparecía, vendiendo en Olivos o en la casa de Gobierno aparecía vendiendo bicicletas, lavarropas, crédito barato… parecía una mercachifle. Y todos hicimos esto porque necesitábamos que la economía, sobre todo nuestro mercado interno potente, 70 por ciento de la economía era demanda agregada, no se nos cayera. Y se nos cayó un poco pero, afortunadamente, porque había un Estado, no se notó. Pero este Estado no fue solamente acá. En todo el mundo el Estado salió a socorrer al sector privado. La Reserva Federal norteamericana o sea el Estado norteamericano emitió cinco veces la base monetaria. Cinco veces la base monetaria. Le dio a la maquinita… y el banco europeo ni te cuento. ¿Cinco o seis, no Axel? Cinco veces la base monetaria del euro. O sea: el Estado emitía, no para darle a la gente, sino para darle a los bancos, al mercado que estaba quebrado. ¿Escucharon ustedes a algunos de estos brillantes economistas y consultores, que nos dan clases todos los días desde la televisión…? Que no emitan, que no emitan porque va a venir inflación. No, no, nadie dijo nada. Claro, cuando es para ellos está todo bien.

La segunda crisis vino después, en el 2009 una H1N1. ¿Te acordás que tuvimos…? Pero fue incipiente ahí fue cuando Manzur vino como Ministro de Salud y se fue la que estaba que… Dios mío. No voy a hacer comentarios, no voy a hacer comentarios porque además no corresponde que los haga. Sería de muy mal gusto y el mal gusto no es una cosa que me agrade ejercer. Bueno, llegó Manzur que realmente fue un gran Ministro, un gran sanitarista y recondujo lo que era una crisis sanitaria que teníamos en ese momento. Pero bueno… el Estado en esta primera gran crisis, que además la crisis del 2008 todavía sigue sin superarse. No es que fue el 2008, 2009 y después… no, no. Todavía parte de los problemas que hoy tiene el mundo es por aquella crisis del 2008. Y después vino, ya durante el gobierno del Frente de Todos, la segunda gran crisis, la de la pandemia que azotó el mundo. ¿Y qué pasó también ahí? Fue el Estado. Fue el Estado el que salió a hacerse cargo de todo. Y yo quiero que los argentinos y las argentinas, más allá de sus posicionamientos, más allá de la actitud de algún funcionario… no confundan nunca la actitud de algún funcionario con el Estado y lo que hizo ese Estado para afrontar un fenómeno absolutamente desconocido, montando hospitales en tiempo record, poniendo plata de los estados del mundo en los laboratorios para que investigaran y produjeran rápidamente una vacuna. Más toda la ayuda social que pudo haber sido el IFE que… y que fue no solamente aquí, fue en todo el mundo. El Estado nuevamente.

Ahora, imaginemos estos que tienen esa especial atracción para criticar y decir que el Estado no sirve para nada. ¿Qué hubiera sido sin Estado en el 2008 y sin Estado en la pandemia? Encerrados, sin vacunas… Bueno, sin todo… Esto es entonces lo que tenemos que pensar. ¿El Estado entonces es necesario, es innecesario? No, no, el Estado es imprescindible sin lugar a dudas. Es imprescindible. La reducción al mínimo del Estado es solamente un ejercicio que sirve para quedar bien de ocasión en un discurso en un canal de televisión o en una radio total cualquiera puede decir cualquier cosa que da lo mismo.

Y bien, el mercado entonces, el capitalismo, lo que podemos denominar… Ustedes saben que yo he charlado en otras oportunidades, creo que lo hice en el marco del encuentro de parlamentarios en el CCK y también en el Chaco. En el Chaco creo que sostuve el tema del capitalismo totalmente ya independizado de cualquier ideología, como un modo… el más eficiente tal vez de producción de bienes y servicios a escala global. Pero, yo creo que también ese capitalismo debe hacerse cargo de algo. Porque, cuando en el 89 cae el muro de Berlín, Hugo, Jorge… el muro, como yo digo, se cayó para los dos lados. Se cayó para el lado de un modo de vida, un sistema político que la gente ya no quería vivir más, claramente. Yo digo, muchas veces, que el arte reproduce las cosas con mayor eficiencia y claridad. Hay dos películas que para mí son centrales: Good Bye Lenin, si la vieron y La Vida de los Otros. Porque son dos aspectos del mismo drama. El Good Bye Lenin hacía alusión al que quería comprarse mermelada y no tenía o sea al consumo, a los bienes cotidianos, a los que nos gusta comer a los que nos gusta ponernos una ropa, un par de zapatillas. La Vida de los Otros hacía alusión a algo más profundo todavía, al control social y estatal sobre el pensamiento, la vida, la opinión y la vida privada de los demás. La conjunción de estas dos cosas produce el colapso de un sistema y es cuando yo digo que también el muro cae del lado del capitalismo. Convencieron a todos y a todos los convencieron de que ser comunista era malo. Bueno, ahora somos capitalistas pero, queremos consumir. Queremos tener acceso a la comida, a la ropa, a la vivienda, a la salud y a la educación. Porque si vamos a hacer capitalismo, hagámoslo en serio y para todos y todas, para todos y todas sin exclusiones.

Entonces, digo, en esto que vivimos de Estado y mercado y la Argentina. Precios era el otro concepto que habíamos incluido. ¿Qué es lo que escuchamos en esta Argentina donde una vez más la inflación parece haberse disparado? Bueno, los mismos que durante todo el tiempo van a los canales de televisión a decirnos que el Estado es el culpable de todo lo malo que nos pasa y el sector privado sólo es bondad, benevolencia, etc… nos dicen que en realidad la inflación la produce el déficit fiscal. Esto es… y ojo que no voy a hacer una apología del déficit fiscal, estoy tratando de analizar realmente cuáles son las causas de este fenómeno único en Argentina. Porque inflación hoy tenemos después de la guerra que fue el tercer, la tercer crisis grande que tenemos en lo que va del siglo XXI, entre Rusia y Ucrania, y que provoca la estampida fundamentalmente de precios en materia de energía y alimentos pero, ojo, ya en la Argentina teníamos una inflación que nos es propia, histórica y que casi integra el ADN de las últimas décadas. ¿Cuál es la diferencia? Ustedes se acuerdan que yo en Chaco mencioné a Simón Kuznets, aquel famoso premio Nobel, analista de los países emergentes y desarrollados y del término PIB, producto bruto interno, que decía que había cuatro tipos de países en el mundo. Los desarrollados, los emergentes, Japón y Argentina. Bueno… sí, sí, esto lo decía muy claramente. Y entonces cuando uno escucha todos los días en los medios de comunicación: “el problema es el déficit fiscal”. De la emisión no voy a hablar porque hablé en Chaco y mostré el gráfico donde no se había incrementado la emisión. Pero hoy voy a hablar del déficit fiscal porque me traje unos numeritos ahí, a ver…

G20, ustedes saben, el G20 del cual Argentina forma parte, se integra por países desarrollados y emergentes. Nosotros somos parte de los emergentes. Miren: ahí está el resultado fiscal primario de las economías del G20. Miren en la posición de déficit que está la Argentina, decimotercera, 13, el número de la yeta. Ahí estamos. Fíjense todos los países anteriores. Todos los países anteriores tienen muchísimo más déficit que nosotros. Ese es el primario. Fíjense Estados Unidos, ese se lleva las palmas. Estados Unidos se lleva las palmas. El mayor déficit fiscal lo tiene Estados Unidos. Y no de ahora del XXI, vienen históricamente con déficit fiscal. Lo mismo países como Francia, como Japón, déficit fiscal. ¿Me ponen el mapita? Miren. Este es el mapita.

No hace falta que lo explique, los rojos, los más intensos los menos intensos tienen que ver con los países del mundo que tienen resultado fiscal primario. ¿Qué es primario? Antes de pagar la deuda, antes de pagar los servicios financieros de la deuda tienen ese resultado. Vamos con el resultado fiscal definitivo después de pagar deuda por favor que son números también… columna. Ahí lo tenemos, otra vez decimotercero.

Fíjense Estados Unidos otra vez récord en materia de déficit fiscal total. Todos los demás países que nos anteceden, estamos hablando de India, Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Japón, Francia, Sudáfrica, China, Unión Europa, Canadá, Indonesia, etc… El segundo mapa por favor.

Bueno, el segundo mapa es “the war”. Catastrófico. Miren: todo rojo. Todo rojo. ¿Qué quiere decir esto, que el déficit fiscal es bueno? No, no es que el déficit fiscal es bueno. No estoy hablando de lo que es bueno y lo que es malo, estoy tratando de encontrar las causas verdaderas de por qué tenemos esta inflación única en el mundo. Única en el mundo. Por el déficit fiscal no es porque si no otros países deberían tener muchísimo. Y me van a decir: ah, ¿pero el superávit comercial? Vamos al superávit comercial por favor.

Bueno, acá vamos al superávit comercial de los países desarrollados y el superávit comercial de los países desarrollados, el déficit más grande, por supuesto lo tiene Estados Unidos. Que tiene de déficit comercial, o sea entre lo que exporta y lo que importa, un billón setenta… ¿entendieron? Un billón, con b, un billón setenta y nueve mil millones de dólares de déficit comercial. Lo mismo… bueno y así… pasamos al segundo que son los emergentes, ahí estamos nosotros.

Ahora estamos con superávit, fíjense. Y el primero, por supuesto, cómodo, China. Hay más emergentes con superávit comercial que los desarrollados. China, cómodamente, con 692.000 millones de dólares de superávit comercial. ¿Pero Cristina, cómo puede ser si Estados Unidos es el país que tiene más déficit primario, más déficit final, más déficit comercial? Ah bueno, pero tiene la maquinita que imprime los dólares. Y además, para ayudarlo, tiene unos cuantos portaviones. Entonces, mis queridos amigos y compañeras, el déficit que es un concepto económico no matemático, no necesariamente es el causante de los desmadres económicos y de la super inflación.

Bueno, ustedes me dirán: los liberales, ahora que están de moda los libertarios, habrán escuchado hablar de la oferta y la demanda, otras de las causas aparentemente de la terrible inflación. Estaríamos violando, los argentinos, un principio liberal que es el de la oferta y la demanda. ¿Cuál es? Bueno, si  la gente tiene mucha plata en la mano y entonces quiere comprar mucho, la oferta, o sea la producción, no alcanza a producir todos los bienes y entonces, ante esa escasez, ante esa tensión que demandan cosas y yo no tengo tiempo de producirlas… Pum, se viene la inflación. O sea cortar los sueldos para que tengan poca plata, para que no puedan comprar mucho y entonces no haya inflación. Este sería la creación de sentido común en cada uno de los argentinos y las argentinas. Pero, fíjense, cuando voy… cuando puede haber, cuando se satura la producción y no alcanza a cubrir la demanda. Pero cuando voy a mirar en el INDEC los 12 bloques industriales que mide el INDEC. Ustedes saben que para medir el uso de la capacidad instalada de la industria, o sea de los que producen los bienes y los servicios, se mide por capacidad instalada. Y cuando voy a ver la capacidad instalada, los 12 bloques están por arriba de la Argentina que recibimos en el 2019 pero, por  debajo de la del 2015. Y los números, no se los quiero mostrar porque los voy a aburrir de números, y los números del uso de capacidad instalada no estarían indicando… al contrario, al contrario, son menores a los del 2015.

Bien, dónde, además, la capacidad de los trabajadores para comprar era más porque en el 2015 los trabajadores tenían el 51% del PBI y el Capital remuneraba al 49%. Ahora se invirtió. Ahora el Capital remunera al 58, los trabajadores al 42, algunos dicen que hemos perforado en algunas partes el piso del 40, con lo cual tenemos capacidad instalada ociosa para seguir produciendo y, al mismo tiempo, no tenemos grandes salarios para gastar. Quiere decir que la oferta y la demanda tampoco sería el problema.

Bien, de curiosa nada más dije: bueno, pero no es esto, no es lo otro. ¿Qué será Cristina? Y me puse a mirar la EBITDA de algunas empresas. ¿Qué es el EBITDA? Es el cálculo de ganancias de las empresas antes de que las empresas paguen los impuestos que tienen que pagar por lo que ganaron. No voy a dar el nombre de empresas pero… voy a dar ejemplos nada más porque queda feo. Después se enojan, empiezan, que dijo esto, que no lo quiere a aquel, que no la quiere a aquella. A ver… yo quiero a mis compañeros, a mis compañeras, quiero a mis hijos pero, esto no es un problema de amores y odios es un problema de plata. Y cuando hay plata el amor te lo dejo para otro momento. Y bueno, cuando voy a mirar, por ejemplo, el EBITDA, o sea las ganancias de una de las empresas más importantes del país, no voy a dar más datos porque si no se van a dar cuenta, averigüen si quieren. La variación entre el 19 y el 21 fue un crecimiento del 412,6%. Repito, repito: 412,6%. EBITDA, ganancia antes de pagar impuestos. Y voy a hacer otra empresa también de insumos difundidos porque ahí tenemos los dos grandes problemas: alimentos… después voy a hablar de los textiles como cuello de botella… alimentos e insumos difundidos. Bueno, en insumos difundidos una de las más importantes, si no la más, les doy un poquito más de pistas. Tibio, tibio. Una importante, muy importante, muy, muy importante entre el 19 y el 21, 224,3% de EBITDA. Ahhh, ya sé lo que estarán diciendo algunos empresarios que me están mirando. Claro, pero eso es antes de pagar impuestos. Ah, mirá qué bien. Porque ahora viene la tercera gran excusa que escuchamos en los medios de comunicación: “¡la presión tributaria, los impuestos que pagamos, qué desastre!. Que no podemos… Bien, veamos… yo les decía que la Argentina es este país que Simón Kuznets establecía como una economía especial. Impuestos y la presión tributaria. Francia debe ser el país de mayor presión tributaria con un 47%, le sigue Dinamarca, creo que después Bélgica pero, la Argentina está lejísimo de eso. Absolutamente lejos. No, porque ahí empiezan a sumar el permiso para conducir el auto, el permiso para lavar el perro de la municipalidad y te van sumando cosas y te dicen: doscien… No, no hay. ¿Pero qué otro lugar tiene Argentina importante en materia tributaria? En el ranking de países evasores, de países donde la evasión es muy importante, Argentina ocupa el tercer puesto. En materia de evasión. En nuestro país la recaudación representa el 28 del PBI cuando debería representar el 45 del PBI. Después vamos a hablar de eso, el 45 del PBI. Somos el tercer país. El primero es Guyana, escúchenlo, Guyana y Chad. El segundo podio está ocupado por Malta que no es una cerveza ni una marca ni nada, es un lugar donde parece ser que hay muy buenos negocios porque grandes destinos de exportación de la soja van ahí a Malta. Vaya a saber uno por qué. En fin, Malta y el tercero Argentina. Sí, tercer país evasor en el mundo, tercer país evasor en el mundo junto a Comoras, a Zambia, a Pakistán y no me acuerdo a qué otro país más. Pero, junto a este podio de tercer país evasor tenemos otro podio en los países con formación de activos en el exterior también somos terceros. Miren qué casualidad, somos terceros en evasión y terceros en formar activos en el exterior. Esto es ciudadanos que sacan dólares porque los pesos, ojo, no se llevan pesos al exterior. No los aceptan, dicen, parece ser que en el exterior sólo aceptan euros y dólares así que… Y, por supuesto, en todo lo que estamos viendo a diario no hay un euro blue, ni un contado con liqui… es todo dólar. Y vamos aproximándonos al gran problema de la Argentina que es la economía bimonetaria. Vamos aproximándonos al verdadero y real problema de la Argentina.

Y entonces tenemos que la Argentina es el tercer país en evasión del mundo y el tercer país en la formación de activos en el exterior. Lo dije en la Plaza de Mayo, creo, el 10 de diciembre cuando dije que no es que nos falten dólares, los dólares están afuera. Y eso es el problema que hoy tenemos. Lo dije en Chaco y lo vuelvo a decir ahora: la escasez en dólares y la economía bimonetaria. ¿Por qué? Porque en realidad la necesidad de tener dólares para financiar las importaciones, que ese es otro problema que tenemos también, de la producción se forma en activos en el exterior. No es que no haya dólares, o que nos falten dólares o que la economía argentina no produzca dólares. La economía argentina produce dólares que se evaden bajo muchísimas formas. Las importaciones lo que dije y le molestó por ahí a alguno el otro día en YPF. Festival de importaciones, sí, hay festival de importaciones, hay festival de importaciones. Hay festival de importaciones y creo que debemos pensar, el gobierno debe pensar, cómo articular más adecuadamente Banco Central, Ministerio de la Producción, que es el que administra el comercio exterior, porque el Ministerio de la Producción es el que autoriza las importaciones. AFIP, en la Aduana, porque es la que fija los precios de referencia y controla que no haya subfacturación en el caso de las exportaciones o sobre facturación en el caso de las importaciones. Y el Banco Central obviamente, esto tiene que ser articulado lo cual no estaría sucediendo. ¿Y por qué no estaría sucediendo? Bueno, porque hay un festival de importaciones desde hace tiempo donde… no quiero equivocarme en los números así que voy a leer algunos datos nada más. Para que ustedes tengan una idea, en la Argentina 600 empresas explican el 75% de las exportaciones. Y el otro 25%, perdón de las importaciones, y el otro 25% de las importaciones lo explican 24.000 empresas. Quiere decir que no es tan difícil controlar esto y además se deben dar estrategias. Esto es lo que yo decía el otro día entre otras cosas en YPF cuando decía que haber dado 200 millones de dólares para una empresa como Techint, eso lo voy a decir públicamente porque Techint es la que tiene que hacer los caños, que los hacen acá en Avellaneda en Siat.  Vos trabajabas en Siat y te echaron. Seguramente hiciste algo malo. ¿Qué hacías? En la época estatal. No, no, no lo echó Paolo Rocca, por favor, lo echó el Estado. (Yasky explica que estaba peleando con la privatización).

Bueno, acá estaba el hombre peleando contra la privatización… no le fue nada bien evidentemente y bueno, se privatizó Siat. ¿Qué decía yo? Si vos tenés una empresa multinacional de la magnitud de Techint, si aparte tenés la posibilidad de hablar con sus directivos y demás, pedile que los 200 millones de dólares que le tienen que pagar a su subsidiaria en Usiminas, Mina Gerais, Brasil, la financien ellos. O pidan un crédito en el BNDS de Brasil que lo van a conseguir. Entonces no tengo que darle 200 millones de dólares a 127 pesos el dólar para que me importen… Estas cosas son también usar la lapicera, estas cosas son usar la lapicera. No hace falta pelearse, no hace falta pelearse ni agarrarse de los pelos. No, no, lo hacíamos. No voy a nombrar tampoco pero, hay un importantísimo empresario argentino dedicado a los artefactos… A ver cómo lo puedo decir para que no se den cuenta. Bueno, tiene en Tierra del Fuego que hay que importar para producir las cosas que se producen en Tierra del Fuego. ¿Qué hicimos durante nuestra gestión? Porque la balanza daba negativa porque teníamos que gastar más dólares que los que… ¿Qué hicimos? Amablemente le sugerimos que encontrara una actividad que me equilibrara la balanza. Hacé la balanza para exportar y así al mismo tiempo me equilibrás… Lo que vos hacías (le dice a Ferraresi) con los que les dijiste acá las movilizaciones… Bueno, yo no le hice movilizaciones, les dije: equilibrá, exportame algo y que me equilibre los dólares que me costás ingresar con los que… ¿Y qué hizo? Compró barcos, se dedicó a la pesca y durante los cuatro años del quetedije le fue mejor con la pesca que con lo que hacía en Tierra del Fuego. A ver, puedo dar otros ejemplos, uno de la miel que es un importante productor de miel, tal vez uno de los más importantes de la Argentina hoy, no producía miel, producía grúas. También, otra vez, dale con la chancha al maizal como dice mi abuela. Traía… teníamos que pagar importaciones, que se buscara una actividad  que me equilibrara, y bueno, le sugirieron la miel. Y me acuerdo que fue… nos acompañó a aquella delegación en Angola que tanto se rieron todos pero ¿vieron el otro día? Una importante empresa argentina abrió una fábrica de galletitas en Angola. Y me acuerdo que tuvo que pedir miel prestada porque no tenía para ir a vender a la feria de Angola. Finalmente hoy, además de otras actividades que comenzó a hacer, la miel es una de sus actividades. Esto es tener funcionarios y funcionarias que funciones, que se sienten a discutir, que se sienten a discutirles. No hay que agacharles la cabeza, no hay tampoco que pelearse, hay que discutirles, sugerirles orientaciones, se puede hacer. Fíjense, nosotros no teníamos acceso a los mercados de capitales, tampoco hay ahora, pero en ese momento la regulación monetaria o la regulación cambiaria te permitía sacar hasta 2500 dólares por mes. Hoy son 200 dólares y tenemos problemas… les voy a dar algunos detalles sobre importaciones pero, quiero que retengan los números: 600 empresas explican el 75% de las importaciones y también en esto, el diablo, como le gusta decir a Axel, anda en los detalles, mirando me entero que además ¿quiénes han aparecido también en el mundo de las importaciones? Los jueces y los fiscales. Miren, les voy a dar un dato, entre enero del 21 y marzo del 22 salieron del país 1847 si mal no recuerdo, millones de dólares de importaciones autorizadas por jueces y fiscales. Con amparos. Más de 6500 expedientes judiciales de amparos. ¿Ves? Esos jueces no siguen la doctrina de Rosenkrantz donde hay una necesidad de dólar ahí habrá un juez y un fiscal para darles dólares a los importadores. ¿Vieron? El tema es si las necesidades son del pueblo no hay derecho, no hay Justicia, no hay fiscal y no hay jueces. Si la necesidad es de los poderosos, hay jueces fiscales, defensores, lo que haya. Esto es hoy el partido judicial. Y fíjense que no digo más Poder… porque no hay más Poder Judicial en Argentina hay partido judicial que ha tomado partido decididamente, no solamente en la economía porque además también son los que tienen la cautelar hoy… Estábamos viendo ahí con Axel el otro día lo que gasta una familia tipo en luz y en gas y lo que gasta hoy en internet y en celular. Que por supuesto ponen los precios que quieren porque fueron y pusieron una cautelar en la Justicia contra el decreto, el 690, del Ejecutivo, que establecía que es un servicio público. Hoy internet es un servicio público. Bueno, obtuvieron una cautelar y bueno, minga, te ponen el precio que vos quieras. ¿Entonces cómo puede ser posible? Miren, en el 2021 las importaciones pasaron a pagarse prácticamente en su totalidad al contado cuando en los años anteriores se financiaba en partes, se incrementaron exponencialmente las importaciones. Por eso… miren cuando en La Plata, yo no sé si ustedes se acuerdan pero en La Plata, allá por el 20 de diciembre si mal no recuerdo del 2020. 20 de diciembre del 2020 dije en un acto donde me acuerdo que habló Axel, Máximo, estaba Massa habló, Sergio habló antes que yo y anunció que en el año 2021 iba a haber un crecimiento de la economía. Y claro que iba a haber un crecimiento de la economía. ¿Se acuerdan lo que yo dije cuando me tocó hacer uso de la palabra? Que ese crecimiento no se lo lleven tres o cuatro vivos que había que alinear precios, sobre todo de los alimentos, salarios, jubilaciones, tarifas y luego hice una alusión a los funcionarios. Que aquellos que tuvier… porque es cierto: medidas cautelares, jueces que te persiguen, te procesan si les decís que no, etc… Dije que aquellos que tenían miedo a firmar, a tomar decisiones, a hacer conocer a la sociedad lo que pasa, que bueno, que podían buscarse otro trabajo. Porque no es obligatorio ser legislador, ni legisladora, ni ministro, ni ministra. Y la verdad que estas son las cosas que por ahí aparecen como discusión y como pelea y que son miradas diferentes acerca de cuál es el rol. Lo que vos hacías. Yo recién te escuchaba, Jorge, contar todo lo que hiciste en Avellaneda, movilizaste, fuiste contra las empresas que te hacían juicio, bueno, a mi me gustaría que esa experiencia también la cuentes en el gabinete nacional a ver si pueden hacer lo mismo que vos y pueden mejorar las cosas. Porque la verdad que necesitamos hombres y mujeres. Yo tengo… quiero ser sincera, no quiero ser… porque saben que siempre digo lo que pienso. Yo espero que bueno, la presencia de ahora Daniel Scioli en el Ministerio de la Producción, del funcionario que han puesto en Aduana, la verdad que tengo expectativas de que puedan reencausar y re enderezar las cosas. Pero tenemos que ponernos de acuerdo cuál es el criterio para hacer estas cosas porque la verdad que… y que nadie se preocupe porque la unidad del Frente de Todos nunca estuvo ni estará en discusión. Esto quiero que quede claro, muy claro, muy claro. Pero, como decía Hugo recién, la voz no es mi voz es la voz de los que queremos representar lo que le pasa a la gente. No es mi voz. Mi voz la escucharon ya mucho durante ocho años. En definitiva cuando hablamos es también porque estamos ejerciendo una representación política. No estamos acá únicamente, yo miraba recién ese video… tal vez esto no sea entendido porque las vivencias no fueron todas iguales y es cierto que no fueron todas iguales. Yo veía el video de la CTA recordando lo que fueron los 4 años de lucha, macrismo y Hugo que decía que le parecía que le faltaba algo y se acordó de aquella mágica, para mí fue mágica, no la voy a olvidar nunca, movilización del 13 de abril. Y claro, los que no vivieron eso, los que no fueron despedidos al otro día, los que no les leyeron los Facebook o los Twitter y después los despedían. La gente de ATE, ahí lo veo al tano Catalano, sufrió mucho. Es muy posible que, entonces, no se tengan las mismas vivencias. Pero bueno, creo que todos tenemos que hacer el esfuerzo pero, no el esfuerzo de quedar bien entre nosotros. A mí no me interesa quedar bien con ningún funcionario, me importa un pito. A mí me interesa quedar bien con la sociedad, con los argentinos, con los que confiaron en nosotros, con los que nos votaron, con esos me interesa quedar bien. Y eso… a eso no voy a renunciar pero, es fundamental que entendamos que el gran problema que hoy tiene la Argentina, la inflación, es producto de lo que decía yo, la evasión ¿por qué? Porque a todo proceso de evasión, primero estuvo un proceso de endeudamiento porque si yo tengo dólares en el exterior acá los dólares no se fabrica. Quiere decir que para que yo pueda sacar dólares de la Argentina, tengo primero que ingresar los dólares porque si no es imposible. Este proceso ultra inflacionario que estamos viviendo hoy en Argentina es el producto del endeudamiento criminal de los 4 años del macrismo. Esto tenemos que tenerlo muy claro. Muy claro, muy claro. Por eso ahora intentan decir que es el déficit fiscal o es la oferta y la demanda y además que los empresarios no tienen nada que ver. ¿Tiene sentido común, compañeros, compañeras, compatriotas…? ¿Tiene sentido común que empresas…? Por ejemplo: dos empresas controlan el 70% del mercado o más del cemento. Una sola lo de aceros planos, otra sola de aceros verticales, entre dos o tres alimenticias el 80% de todo y así puedo seguir sucesivamente. ¿Es sensato es de sentido común decir que esas empresas con esas rentabilidades y ese poder no tengan nada que ver en la formación de precios? No digo que sean la única causa en la formación de precios o en la inflación pero, a ver si controlo el 75% del cemento, si soy la única que vende chapas planas para la metal mecánica, para el electrodoméstico, para la industria, para la construcción y tengo rentabilidad. ¿Cómo que no tengo que ver en el crecimiento de los precios? ¿Es razonable? ¿Hay que ser economista para entender esto o es de sentido común? Y no estoy diciendo que sean la única causa pero son los que tienen que estar… pero miran para el otro lado como el perro que volteó la olla como si no tuvieran nada que ver. ¿Cómo que no tenés nada que ver? Pero además ¿nadie se hace cargo que durante cuatro años en Argentina desde el 16 al 19 se aplicaron todas y cada una de las políticas que querían el sector privado? Miren,  nos decían que si se eliminaban los derechos de exportación, comúnmente conocidos como retenciones, iban a producir más y todo iba a estar más barato. Bien. Los derechos de exportación se eliminaron pero, no sirvió para nada porque no solamente desfinanciaron al Estado sino que las cosas no bajaron.

Nos dijeron que si nos convertíamos en mercado fronterizo en lugar de mercado emergente y abríamos la cuenta de capital, la cuenta que regula capital y dejábamos entrar libremente el capital, no como en nuestra época que teníamos regulaciones y restricciones que tenía que estar estacionado durante un tiempo el capital para que no vinieran especular. Nos dijeron que iban a… claro que entraron los dólares. En el año 16 y 17, 2016 y 2017 la República Argentina fue el país que más se endeudó en el mundo. En el mundo, en el mundo. Ese endeudamiento, esa restricción que hoy tenemos y para colmo, la frutilla del postre, hace cinco, no, hace cuatro años, hoy un 20 de junio, a veces pienso que lo hacen a propósito para humillarnos para esta cosa que decís vos (Yasky) de humillarnos, de “mirá lo que son”. Hace cuatro años el board, como dicen ellos, el board del FMI, los que están ahí en el FMI aprobaron el… quiero leerles el comunicadito, quiero leerles… dos minutos por favor acá está. Ay, Dios mío está porquería. A ver a ver, acá está. “El Directorio”… leo, esto es comunicado oficial del Fondo Monetario “aprueba un acuerdo stand by por 50.000 millones de dólares para la Argentina. El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario aprobó hoy un acuerdo a favor de la Argentina en el marco de un acuerdo stand by de tres años por 50.000…” ta t ata, ta tata. “La decisión del Directorio permite a las autoridades…” pa pa pa pa pa pa, “.,. estará disponible a cargo de… estará disponible a lo largo de la duración del acuerdo supeditado a exámenes trimestrales a cargo del Directorio.” Y después dice, en el último párrafo, “el plan económico de las autoridades argentinas”. O sea, decían que el plan… el Fondo siempre te hace escribir eso… que el plan de las autoridades, el plan es de ellos de acá a la China. Desde el año de la posguerra, del 44, de Breton Woods para acá siempre es así, no es… Bueno, “el plan económico de las autoridades argentinas respaldado por el acuerdo stand by busca reforzar la economía del país restableciendo la confianza del mercado”, 18 estoy hablando, “mediante un programa macroeconómico coherente que renuncia… que reduce las necesidades de financiamiento, encausa la deuda pública argentina por una trayectoria descendiente firme y afianza el plan de reducción de la inflación mediante metas de inflación,” etc…

Hoy hace exactamente cuatro años de esto y hoy este junto al endeudamiento privado que superó largamente los 100 mil millones de dólares constituye el verdadero fundamentals del proceso inflacionario que tiene la Argentina. Todos los procesos inflacionarios que tuvo la Argentina fueron precedidos de un ciclo de endeudamiento previo. Pasó con la dictadura donde nos cambiaron la matriz económica y donde aparecimos en octubre del 83 con 45 mil millones de dólares que estaban estatizados. Miren los del Estado y el mercado. El Estado había tomado las deudas del mercado, los grandes grupos privados  y la había estatizado. Para eso el Estado era fantástico, para eso fue buenísimo. Y habíamos pasado de 5 mil millones de dólares de deuda y una matriz productiva basada, de acumulación de capital basada en el trabajo, habíamos pasado a una matriz financiera que terminó en el proceso inflacionario de Alfonsín. Lo mismo pasó más tarde con el endeudamiento que fue peor porque se quedaron con los ahorro de todos los argentinos y directamente voló, voló el país. Pero toda crisis económica e inflacionaria previa es el endeudamiento. ¿Y por qué? Porque es acá donde juega la economía bimonetaria. Porque cuando se acaban los dólares o cuando el mercado atisba que no va a haber dólares comienza la carrera por la devaluación y apretar entonces. Por eso comienza la brecha, la brecha entre los dólares financieros, el famoso dólar blue que hoy hacen pingües negocios entre ellos con las importaciones.

El otro día escuchaba a un economista fundamentar todas las maniobras especulatorias, defraudatorias en materia de importaciones por la brecha. No, lo que pasa es cuando hay una brecha, decía… Pero muy serio lo decía. O sea que, mirá vos, el problema no es de honestidad, es la brecha. O sea que como la brecha es muy grande la gente tiende a hacer… ¿Tiende a hacer qué? A cometer delitos, a sobrefacturar exportaciones a generar importaciones que no existen. En fin. Esto es lo que está pasando y entonces esta economía bimonetaria que no solamente necesita dólares para pagar las importaciones que todavía nuestro aparato productivo demanda para tener actividad es la que también se le exigen los dólares para la fuga en el exterior. Y son los dólares también para el atesoramiento porque además, salvo las transacciones domésticas, para comprar una casa o un departamento te piden dólares. Esta es la economía y este es el drama. Entonces cada vez que el país se endeuda en dólares la economía bimonetaria hace saltar al país por los aires. Pero lo tienen que entender todos los argentinos. Fueron los cuatro años de endeudamiento brutal y duro los que nos han traído hasta acá más allá de las diferencias que tengo yo en el día a día con la gestión para abordar esto. Y fundamentalmente para hablar con la sociedad y contarle estas cosas porque la gente tiene demasiados problemas y muchas veces también los cantos de sirena. Fíjense, yo venía para acá y decía “la pucha”. Yo me imagino a la mayoría de la gente, la mayoría de la gente no es ni militante ni está identificada con Juan, Pedro o José. A ver, los que provocaron la deuda, los que endeudaron, los que nos trajeron hasta acá de vuelta con el Fondo Monetario, Néstor lo había sacado del país, lo había sacado del país. Los que nos trajeron hasta acá ahora dicen que nos van a dar las soluciones. Para colmo ahora apareció uno que dice que el mejor ministro de la historia fue Cavallo. Te imaginarás la gente, estamos para el suicidio colectivo onda Guyana, onda Jim Jones. Esta es la verdad.

Entonces digo: tenemos que hacer un esfuerzo para debatir, como decía Hugo, estas cosas. Para entender cómo debe articular el Estado en sus distintas… y también con las leyes que se necesitan porque por eso hay una ley en el Congreso que se impulsó en el Senado y que ahora está en Diputados de crear el fondo para el Fondo. Esto apunta fundamentalmente a los que habían fugado pero claro, nadie la quiere aprobar en Diputados digo. En Senado la discutimos y obtuvo media sanción. Y también otra discusión que estamos dando actualmente en el Senado sobre el secreto fiscal porque hay una… es un yeite maravilloso. O sea: el Banco Central te dicen “no, hay secreto bancario”. Los de la Comisión Nacional de Valores te dice: “no, hay secreto bursátil”. Y la señora AFIP te dice: “no, hay secreto fiscal”. Entonces los que tienen y los que han tenido la sartén por el mango y el mango también están de fiesta. Muchachos, este es un Estado estúpido, un Estado donde no se articula la información que tiene el Banco Central con la información que tiene la CNV con la información que tiene la AFIP para poder desarticular y desarmar la estafa porque han estafado a la Argentina. La han estafado y todos tienen miedo. No, que no puedo hacer eso porque hay secreto… sí, es cierto que existen pero tampoco no hay voluntad ni actitud de cambiar las cosas para desarmar lo que ha constituido una verdadera estafa de los argentinos.

Por eso creo que es necesario charlar estas cosas y, finalmente, bueno, también iba a hablar del trabajo pero ya es como mucho tiempo ¿no? No, no, no.

Bueno, no quiero porque también… tener que decodificar esto del déficit fiscal. La semana pasada yo me fui al sur, estaba el viernes en el sur que hubo una gran marcha de piquetes en la Ciudad. Yo estoy segura que si va un periodista entrevistando a la gente por la calle y le dicen: ¿Díganme quién trajo a los piqueteros…? Le dicen, una contra mí, los peronistas. Sí, son hijos de las políticas populistas, los piqueteros, los planeros. No, equivocación. Los piqueteros, por lo menos en la República Argentina son hijos de las políticas neoliberales de los años 90. No, no, no. No nacieron con ningún gobierno populista. Fueron el producto de los altos índices de desocupación y de la falta de trabajo y oportunidades en la República Argentina. Y también lo recuerdo porque cuando en el año 2003 Néstor asume como Presidente había el plan, te acordás Jorge, Jefes y Jefas de Hogar que lo había creado Eduardo Duhalde. Que lo había creado bien, ojo. No estoy criticando la creación porque, en ese momento, se había caído el país, estallado en mil pedazos, índices de desocupación volaban por los aires. La gente… en fin. Había 2.200.000 planes Jefes y Jefas de Hogar, lo recuerdo como si fuera hoy, lo escribí en el libro Sinceramente y además lo tenía Carlitos Tomada, Ministro de Trabajo y sí… gran Ministro de Trabajo. Gran Ministro de Trabajo. Extraordinario Ministro de Trabajo. Sí. Lo tenía Carlitos Tomada y se lo pasó en Desarrollo Social a Alicia Kirchner. Dos millones doscientos. Claro, había 22, 23% de desocupación, dos dígitos. Cuando terminó la gestión en el Ministerio de Desarrollo Social quedaban algo así como el 10% de aquellos planes, 220.000 planes. Me acuerdo también muy bien porque unas de las últimas inauguraciones que hice fue en la ESMA y ahí trabajaron las mujeres del plan Ellas Hacen y de Argentina Trabaja que habían hecho trabajos de plomería, de albañilería… Y yo quiero ser absolutamente sincera. Hoy tenemos 7% de desocupación. Estamos solamente a 1,1 de alcanzar el 5,9 que teníamos allá por el 2015 pero tenemos 1.300.000 planes. Hay algo que va a haber que revisar porque con esa desocupación del 7% deberíamos tener menos planes sociales. Y ojo que no estoy poniéndome en el lugar de los que andan contando cuánta plata les dan a los pobres. Puedo pararme frente a cualquier argentino para decirles que fuimos nosotros los que creamos la Asignación Universal por Hijo. Así que… me acuerdo expresiones tales como se van por la canaleta de la droga o de las mujeres que se embarazaban para cobrar la Asignación Universal por Hijo. Las cosas que hemos tenido que escuchar. Pero digo que el Estado nacional debe recuperar el control, la auditoría y la aplicación de las políticas sociales que no pueden seguir tercerizadas. No pueden seguir tercerizadas. Creo y creo que, además, ojo, sé que hay cooperativas que laburan, que producen, que hacen cosas porque las vi también trabajar en la época en que Alicia era Ministra de Desarrollo  Social. Pero es el Estado el que debe tener el monopolio… así como el Estado debe tener el monopolio de la fuerza ¿o se le ocurre a alguien que podemos tercerizar la policía o…? No, el Estado debe recuperar ese rol y transparentar frente a la opinión pública todo esto. Porque a mí no me gusta que me quieran convencer que eso es peronismo. Eso no es peronismo, el peronismo es laburo, trabajo. El peronismo no es depender de un dirigente barrial para que me dé la alta y la baja. No y sobre todo las mujeres que son las más explotadas. Son las que revuelven, las mujeres son las que más las basurean en prácticas misóginas y machistas. Son las que revuelven las ollas en los merenderos son las que cuidan a los pibes y son las que tienen que ir a laburar. Los tipos rara vez laburan, las que van siempre a laburar son las mujeres. Es así, es así y ustedes saben que es así.

Entonces, que el Estado recupere en nombre de los que nos dieron vida, en nombre de Perón y de Evita. Si Evita los viera ¡Mamita, mamita, mamita, mamita!. Imaginando y leyendo todo lo que hizo Evita. ¡Mamita, mamita!. Bueno, no por favor…
Bueno, no quiero extenderme mucho, ya son casi las seis y media, muy largo. No, no, nada. Simplemente decirles porque me gustó mucho lo que dijiste vos Hugo, el tema de la relación de fuerzas y esta cosa de la relación de fuerza. Y lo escuchaba recién a Jorge decir cómo les armó una movilización a los que no querían pagarles la tasa, no sé qué cosa. Y también pienso en Belgrano ¿no? en la relación de fuerzas o en San Martín. Digo yo, si San Martín hubiera pensado en la relación de fuerzas quién cruzaba la cordillera de Los Andes. Si Belgrano hubiera pensado en la relación de fuerzas qué hubiera hecho en el éxodo jujeño. Bueno, ustedes ya saben lo que hizo en el éxodo jujeño, no lo voy a contar lo que hizo en el éxodo jujeño porque si no van a decir mañana que quiero hacer cosas feas. No, bajo ningún punto de vista pero el ejemplo de esos hombres, de esas mujeres de la Juana Azurduy… relación de fuerzas colgando con los críos en el campo de batalla. Este país existe porque hubo hombres y mujeres que no pensaron en la relación de fuerzas cuando tuvieron que tomar decisiones y las acciones que había que hacer. Por eso existimos. Y el peronismo también.

Entonces mis queridos amigos y compañeras, en un mundo de tantas dificultades, tan complejo, tan cambiante pero al mismo tiempo tanto que se repite ¿no? porque uno puede ver repetir la historia siempre… Creo que debemos apelar a nuestras mejores ideas, a nuestras mejores convicciones, a nuestras mejores acciones, como aquella que también, y para terminar, hace 5 años estuvimos acá en Avellaneda también con Jorge cuando fundamos Unidad Ciudadana y cuando, como lo recuerda Hugo, fue ese 13 de abril donde por primera vez hablé sobre Unidad Ciudadana. Tampoco me asignes que había pensado el nombre con tanta anterioridad, no. Lo que pasa que me acordaba lo que había dicho y bueno, fue un muy buen nombre y fue una buena experiencia por eso hoy somos gobierno. No olvidemos esto, de dónde venimos y por qué ganamos. Y no lo hagamos únicamente por ganar las elecciones, ganar las elecciones para no cambiar nada, mejor quedarse en la casa. Así que yo lo que creo, sinceramente, debemos apelar a lo mejor nuestro, confiar en nuestras fuerzas, en nuestras ideas y sobre todo hablar mucho con la gente. Hablar mucho, explicar… porque además cuando uno habla mucho con la gente escucha también la contrapartida, lo que le dice el otro y puede, seguramente, construir una idea, una sociedad y un país mejor.


Muchas gracias a todos y a todas.

Saludo a militantes, vecinos y vecinas

Afuera que hace frío. ¿No tienen frío? ¿Nada? Bueno, yo tampoco. Nada, nada, agradecerles y proponerles que todos y todas, cada uno de nosotros y cada una de nosotras en un día tan especial como es hoy, 20 de junio, en donde recordemos y recordamos a Belgrano… Ese Belgrano que en Billiken y en la escuela primaria te enseñaban que era, únicamente, el que había creado la bandera y qué sé yo, pero no. Belgrano fue uno de los grandes de la patria, gran economista y a la fuerza se hizo militar porque no era militar. San Martín sí tenía instrucción militar pero, él no. Y la verdad que hizo lo que tenía que hacer en el momento y en el lugar que lo tenía que hacer. Que es lo que cada argentino y cada argentina debe hacer para defender a su patria: hacer lo correcto en cada momento y en cada lugar.

Yo quiero agradecerles, ya hablé mucho, no me da más la garganta y la verdad que quiero… ¿Saben qué quiero proponerles? Que ayudemos a pensar y ayudemos hablando con todos y cada uno de nuestros vecinos, de nuestros amigos, no intentando convencerlos que piensen como nosotros. No, no hay que tratar de convencer a la gente que piense como uno, hay que tratar de que piense por sí mismo. Hay que empezar a decodificarle cada una de las cosas que le mienten. Ustedes vieron cada uno de los datos duros, objetivos, que están de la economía, cómo son las cosas y yo creo que tenemos que tratar de sumar a los argentinos porque estamos en un momento difícil en nuestra patria y en el mundo. Y esto exige también desprendimientos, actuar sin mezquindades, actuar sin egoísmos. Lo que siempre he tratado de hacer.

Me acuerdo y, para terminar, cuando allá por el 17, en plena campaña de Unidad Ciudadana, ¿te acordás, Jorge? Fui a hacer un reportaje a un conocido portal y el periodista me miró y me dijo: ¿pero y usted qué va a hacer? Y yo le dije: mire yo voy a hacer lo que tenga que hacer para que el peronismo vuelva a ganar las elecciones. Y cumplí. Espero que todos y cada uno de los peronistas puedan hacer lo mismo y decir que hicieron todo lo que tenían que hacer para que el peronismo vuelva a ganar y ser gobierno. Muchas gracias compañeros, compañeras. Muchas gracias a todos y a todas. No se trata de ganar por ganar, se trata de hacer lo que siempre hemos militado: la felicidad del pueblo y la grandeza de la nación. Muchas gracias a todos y a todas, los quiero mucho.