“Resistencia feminista popular” en Resistencia, Chaco.

El pasado sábado 26 de mayo la Comisión de Mujeres y Género realizó en la sede del Partido Justicialista la Charla- Debate “Resistencia Feminista Popular”. Con la presencia de un centenar de compañeras de Quitilipi, Las Breñas, Sáenz Peña, Concepción del Bermejo, Basail, Margarita Belén, La Verde, Fontana, Barranqueras y Resistencia.

Cristina Magnano fue la encargada de abrir la actividad dando la bienvenida a los presentes. Recordó que el 25 de Mayo los argentinos celebramos el Primer Gobierno Patrio y también los 15 años de la asunción de Néstor Kirchner a la presidencia. Luego expresó que “cuando uno está en esta casa y piensa en mujeres no puede evitar nombrar a Evita, Cristina, las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y Milagro Sala.” Consideró también que siendo las mujeres la primera caja de resonancia del ajuste es imposible no juntarse a reflexionar y formarse para pelear contra este modelo.

El panel estaba coordinado por Elena Corregido, quién celebró la iniciativa de la Senadora María Inés Pilatti Vergara de acercar al instituto al Chaco. Dijo que “El Instituto Patria es la casa que nos ha dado cobijo en un momento muy difícil de la militancia nacional y popular y hoy es un espacio de formación política ya que es nuestro deber pensar y estudiar los aspectos a trabajar en el próximo gobierno popular”. También contó que la Comisión de Mujeres y Género está presidida por Cristina Álvarez Rodríguez y bajo la coordinación de Judith Said y que es desde allí donde surge el Seminario Peronismo y Feminismo, que tiene una gran demanda por parte de las compañeras.

Araceli Bellota comenzó diciendo que la lucha de nuestros derechos comenzó mucho antes de Evita, a fines del siglo XIX principios del XX con las primeras mujeres que se organizaron para poder ingresar a la universidad y luego para garantizar ejercer su profesión, ya que las mujeres hasta 1926 eran consideradas incapaces y menores por lo que terminaban haciendo trabajos subalternos. Al mismo tiempo, comenzaba la lucha por los derechos políticos a las que denominaron “las sufragistas de principio de siglo” Lanteri, Grierson, Moreau, Muzzilli y las hermanas Chertkoff y López quienes provenían del socialismo, radicalismo, anarquismo y también libres pensadoras. Bellota dice que ellas a pesar de sus diferencias se unieron en defensa de sus derechos, “inaugurando así una forma de construcción femenina que llega hasta nuestros días como el Ni Una Menos, el 8 de marzo o actualmente la pelea por la despenalización del aborto que deja de lado cualquier diferencia en pos de la lucha por los derechos” pero a pesar de que esas mujeres de principio de siglo pelearon con todas sus fuerzas no lograron llegar al pueblo. Entonces la historiadora se pregunta ¿Por qué el peronismo si lo logró? Y nos dice “Porque el peronismo puso los reclamos del feminismo dentro de un proyecto de país, un proyecto que incluía a los excluidos y por tanto la lucha de uno era la lucha de todos. Por eso logra llevar a cabo aquello que tantas mujeres intentaron hasta ese momento.” Finalmente, Bellota advierte que es en estos tiempos donde debemos estar atentas y ser más que nunca las garantes de la doctrina.

En tanto Diana Conti habló sobre el contexto político actual, comparó los dos primeros años de Néstor Kirchner con los dos años que lleva el gobierno actual, la forma que ambos llegaron al gobierno y sus diferencias notorias en materia social, cultural pero fundamentalmente económica, sobre todo la posición frente al FMI. Luego destacó que fue durante el gobierno de Cristina donde se producen las grandes rupturas con el poder económico que es lo que permite avanzar en materia de derechos sociales y de género Resaltó que este es un gobierno que sólo trabaja para un grupo concentrado que son las que centralizan la riqueza del país y para que esto sea así es necesario retroceder en todo lo que se ha conseguido. En lo que respecta a materia de género, es donde se vislumbra algunas cuestiones simbólicas como la utilización mediática de la primera dama como el prototipo de belleza femenina y la utilización del debate sobre el aborto, que es transversal a todas las fuerzas con la intención dividir a la oposición, por lo que llamó a tratar seriamente el tema sin caer en la provocaciones y a tener en cuenta que mientras abre esta discusión se quita presupuesto para salud, ESI, etc. También, hizo un llamado a las mujeres militantes sobre la Ley de Paridad pero dijo que con ley o sin ella lo que no debemos permitir es que “las mujeres de” ocupen lugares y que aunque suene como una cuestión electoral en realidad se trata de la defensa de una construcción política y su representatividad real.

Por último, la actual Senadora Nacional, Marín Pilatti Vergara agradeció la presencia de las compañeras de distintos puntos de la provincia. Celebró poder compartir estos espacios de reflexión y formación que sirven para organizarse y aportan claridad a la hora de debatir con los compañeros confundidos sobre el rumbo que hay que tomar. Advirtió que es necesario fortalecer nuestras convicciones para poder recuperar el gobierno nacional y la política nacional y popular y que para eso es necesario militar por la unidad pero también garantizar el cumplimiento de la doctrina para evitar que los errores de unos pocos se lleven por delante a todos y que la mejor manera de evitar eso es con la participación activa de todas hablando y debatiendo en todos los espacios, ya que permanecer en silencio es dejar que otros decidan por nosotras.

También planteó que Néstor y Cristina irrumpieron en la escena política para mostrarnos que era posible pensar en un peronismo que tenga como fin la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación y ese el peronismo que tiene que volver a la nación y a la provincia.

También se refirió a la consigna “Hay 2019” y como la iniciativa de los compañeros Rodríguez Saa, Capitanich y Rossi que pretende recorrer el país recuperando la mística en los compañeros, hoy no es tiempo de pensar en candidaturas sino en una Resiliencia (no resistencia) que sea capaz de convertir este momento de fracaso, angustia, conflicto en una herramienta de transformación de la vida de nuestro pueblo, ciudad y ruralidad para recuperar la dignidad de nuestra Patria.