Cobertura universal en salud: el extraño romance de The Lancet, MEDICC y Cuba