Por qué es necesario prorrogar la ley de emergencia territorial indígena

La Constitución Nacional en el artículo 75, inciso 17, reconoce a los pueblos indígenas argentinos como preexistentes al Estado, el derecho a su propia identidad, la personería jurídica de sus comunidades y la posesión y propiedad comunitaria de las tierras que tradicionalmente ocupan (en el presente).

En 2006, en el marco de una década de ampliación de derechos, debido al permanente despojo de territorio de comunidades indígenas, por iniciativa del FPV, se presenta y se aprueba en el Congreso, la Ley 26160 de emergencia territorial indígena.

Entre el 2007 y hasta diciembre de 2015, el Estado Nacional, a través del INAI y las comunidades, relevaron las tierras pertenecientes a aproximadamente 700 comunidades asentadas en 20 provincias. Las comunidades registradas son aproximadamente 1500.

La ley 26.160:

  • Ordena relevar las tierras de ocupación indígena en nuestro país.
  • Asegura la participación de cada comunidad en el relevamiento.
  • Suspende los desalojos.
  • Crea un Fondo Especial, para el relevamiento técnico, y programas de regularización dominial.

La superficie relevada, 7.800.000 de hectáreas, representa el 2,8% de la superficie del país, 278.000.000 de hectáreas, sin considerar la superficie del Continente Antártico. Si se incorpora, como corresponde, la superficie argentina antártica el porcentaje relevado representa el 2%.

Las tierras en manos extranjeras, de acuerdo a la tarea realizada por el Registro de Tierras, producto de la Ley 26.737 de Protección del Dominio Nacional, también puesta en marcha durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, representan el 5.93% es decir unas 15.800.000 de hectáreas.

Aún falta relevar las tierras de más del 50% de comunidades

CUMPLAMOS CON LA CONSTITUCION, PRORROGUEMOS LA LEY.

Comisión de Hábitat y Urbanismo
Instituto PATRIA

View Fullscreen