Por la paz y la democracia en Honduras

La Comisión de Integración Regional y Asuntos Exteriores del Instituto Patria expresa su enorme preocupación ante los acontecimientos ocurridos tras las elecciones presidenciales en Honduras, celebradas el 29 de noviembre.

Alertamos a la comunidad internacional sobre las irregularidades ocurridas en los comicios, que hacen peligrar nuevamente la democracia en ese país, teniendo como antecedente el golpe de Estado a Mel Zelaya en 2009.

Bajo Estado de Sitio decretado por Juan Orlando Hernández, quien buscaba su reelección, se suprimieron las garantías constitucionales y, en medio de violentas represiones policiales que ocasionaron ya siete muertes, se realizaron masivas protestas contra el Tribunal Supremo Electoral. La movilización popular se inició cuando la tendencia anunciada a comienzos del lunes (triunfo de la oposición) empezó a volcarse a favor de Juan Orlando Hernández pretendiendo haber superado a Salvador Nasralla, quien ya se había presentado como nuevo presidente electo de Honduras y recibía el saludo del tercer candidato, el liberal Luis Zelaya y de algunos presidentes latinoamericanos, entre ellos Evo Morales Ayma.

La posibilidad de fraude había sido anunciada una y otra vez dentro y fuera del país por observadores y analistas que siguieron los comicios. Incluso la agencia francesa AFP, a quien nadie podría tildar de partidaria de Nasralla, había destacado esta posibilidad el sábado previo a la elección. La respuesta al pedido de revisión de todas las actas del escrutinio fue el avasallamiento autoritario con la declaración del Estado de Sitio.

Nos solidarizamos con la Alianza de Oposición Contra la Dictadura (partido mediante el cual se ha candidateado la fórmula Nasralla-Castro) y con los cientos de miles de hondureños que se manifiestan en las calles en defensa de la democracia y de la soberanía popular.

Comisión de Integración Regional y Asuntos Internacionales del Instituto Patria