La cubana Nuria Barboba León presentó su último libro

La periodista del célebre diario habanero “El Granma” encabezó en el Instituto Patria la presentación de su último libro, “Dos miradas de Cuba en la Patria Grande”, en el marco de una serie de actividades que realizó en nuestro país para promover su trabajo literario, pero en especial, para difundir la realidad que hoy vive la Revolución Cubana, luego del fallecimiento de su líder histórico, Fidel Castro.

En el panel la acompañaron el ex titular de la Casa Patria Grande Néstor Kirchner, Pablo Vilas, la ex embajadora en Cuba, Juliana Marino y la analista internacional Stella Calloni. Moderó el editor local de la escritora cubana: Jaime Rodríguez.

La autora celebró se tomó unos cuarenta minutos para desplegar sobre la mesa, y frente a las sesenta personas que ocuparon el auditorio central del Patria, un mapa con  las fortalezas y debilidades de la Revolución, con el objetivo no solo de visibilizar la realidad con la que conviven a diario los “once millones de héroes anónimos” sino también, porque “estamos preocupados por el avance del neoliberalismo en la región”. “La revolución le hace falta a toda la Patria Grande”, aseguró.

Nuria, menuda y sencilla, con lentes para lectura y la típica tonada y color de piel caribeña, señaló que los cubanos, durante los últimos cincuenta y ocho años, y a pesar del criminal bloqueo comercial impuesto por los Estados Unidos, “construimos el socialismo que pudimos”. Contó que hacía unos días atrás, en la isla “se aprobaron los documentos con las bases económicas que la Revolución implementará hasta el 2030” y explicó que la principal fuente de ingreso de la isla ya no es el turismo, sino “la industria médico-farmacéutica”, que “exporta unos 50 mil hombres y mujeres a unos 60 países”.

La licenciada en Filosofía Marxista-Leninista en la Universidad de la Habana ponderó el ejercicio de la solidaridad que la Revolución expandió hacia el mundo y resaltó que “el pueblo sigue defendiendo la revolución, aún sin Fidel” ya que “hay plena confianza con la dirección política del país” hoy en manos de Raúl Castro. Destacó la “garantía social” que reina en la isla por los bajísimos índices de inseguridad y por subsidios las tarifas de los servicios públicos. También hubo lugar para compartir algunas “debilidades” del régimen cubano. Mencionó “cierto agotamiento de algunos sectores por la escasez de bienes y servicios” y “los bajos salarios en el sector estatal”, como así también “preocupantes niveles de corrupción en niveles bajos de la sociedad”.

Pablo Vilas retomó el peso histórico de la figura de Fidel Castro y señaló que “resistió todo pero no al 2016”, un año que marcó al pueblo cubano y también al argentino, por ser un período de franco retroceso en materia de cercenamiento de derechos y angustia económica. Luego de ponderar los relatos del libro por su “sencillez y belleza”, el “legado  martiano”, por el fundador y prócer cubano José Martí, y los logros sociales de la Revolución, dijo que “tenemos próceres en la Patria Grande porque contamos con la revolución de la dignidad”.

En el mismo sentido, Calloni destacó que “no hay experiencia de resistencia semejante en el mundo”. Con respecto a los relatos de Nuria enfatizó que ponen de relieve “la ternura de la historia que no se cuenta”, y en esa misma línea, Marino señaló que los relatos, “cortos y contundentes”, son muy útiles para repartir entre los compañeros de militancia “ya que permiten tomar conciencia de cómo se vivía en la isla antes de la revolución”.

Stella Calloni y Pablo Vilas

El libro contiene casi tres decenas de relatos cortos de Nuria y un análisis histórico a cargo de Marcos Aurelio, que en conjunto ofrecen la posibilidad de “asomarse a esta  increíble saga histórica, política y social” que significó y todavía hoy sigue significando, para el pueblo cubano, la revolución que tomó las riendas del destino de la isla, en 1959.

Se trata de “una hazaña que no queda más remedio que admirar, un ejemplo de la resistencia de un pueblo alrededor del dirigente que supo ganar su incondicionalidad a fuerza de contagioso heroísmo y cercanía”, se cuenta en relación a Fidel Castro en la contratapa del libro. Y concluyen, pensando en los detractores de la segunda y definitiva independencia cubana: “Es difícil digerir la realidad de que en 58 años de amenazas, agresiones, sabotajes, espionaje, terrorismo, plagas y ni siquiera el bloqueo económico, comercial y financiero más largo y riguroso de la historia de la humanidad, han podido doblegarla”.