El Discurso del Presidente: entre la insensibilidad y la ausencia

Desde la Comisión de Inclusión y Desarrollo Social del Instituto Patria compartimos el análisis del discurso del Presidente Mauricio Macri en la apertura de Sesiones del Congreso Nacional en referencia a los aspectos sociales y de políticas públicas en este sentido.

En principio podemos detectar tres ejes centrales: La ausencia de abordaje a la problemática social, la falta de sensibilidad ante la situación de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad (jubilados, pensionados, beneficiarios de la AUH, ex combatientes de Malvinas) que son los mas afectados por los recortes que se generaron a partir de la última Reforma Previsional votada en diciembre pasado y la total ausencia de datos estadísticos y fuentes fidedignas que respalden las afirmaciones que el Presidente hizo a lo largo de sus 46 minutos de discurso.

Otro eje del discurso de MM fue la “reducción de la pobreza en su último año de gestión”, en esta oportunidad ya no hablo de “Pobreza 0”, que fue el slogan y latiguillo durante la campaña pasada. Así y todo esta supuesta reducción no es real ya que el incremento de la Canasta Básica Total fue durante el 2017 de un 26,8 % (según datos oficiales del INDEC) o sea $16.677 para una familia tipo con dos hijos. Por lo tanto el Presidente miente cuando habla de reducción de la pobreza y esta afirmación no es acompañada por ningún dato estadístico concreto, al contrario sus propios Organismos de medición lo desmienten, mostrando el aumento preocupante de la pobreza en el último año entre los ciudadanos y ciudadanas de este país. También miente cuando habla de baja de la inflación, el aumento de tarifas, de los alimentos, de los remedios, de los insumos básicos, el transporte público, entre otras cosas, hacen que la inflación suba día a día.

“Queremos un Estado al servicio de la gente” dijo el Presidente de la Nación, pero omitió decir  los despidos en el sector público “motorizados  el Poder Ejecutivo Nacional, junto con organismos descentralizados de la administración y la provincia de Buenos Aires”, acumulan 1904 casos: los despidos en organismos descentralizados alcanzan a 654 trabajadores, otros 557 en la Administración Publica Nacional –repartido entre distintos ministerios– y 564 despidos en distintas áreas del Gobierno bonaerense. Esto no solo implica la perdida de la fuente de trabajo y de la capacidad de consumo de miles de argentinos sino también la reducción y baja de programas sociales, sobre todo de abordaje territorial, lo que en concreto implica un retiro del Estado en las políticas públicas sobre todo las que protegen a los sectores más vulnerables de la población. Ejemplo de esto es la reciente creación del Programa “Hacemos Futuro” que elimina los programas de ingreso social con trabajo creados en la gestión de Cristina Kirchner, Argentina Trabaja y Ellas Hacen, reconvirtiéndolos en simples subsidios personales destruyendo las experiencias de organización y participación popular a través de la organización de cooperativas de trabajo.

En otro momento de su discurso MM afirma “….3 millones de familias tomaron créditos en el Ansses para hacer refacciones o conectarse a las redes de cloaca y agua….”, Está hablando de los créditos “Argenta” que, debido a la caída del poder adquisitivo de los jubilados, beneficiarios de la AUH y de pensiones no contributivas derivo en un fuerte incremento del endeudamiento de la economía familiar para sostener los niveles de consumo mínimos. Según datos del CEPA (Centro de Economía Política Argentina) durante el 2017 los créditos otorgados por el Ansses a través de la tarjeta Argenta para sectores de bajos ingresos ascendieron a 56millones de pesos, pero la contracara es el aumento de los compromisos de estas familias por encima de sus posibilidades de repago. Así, la deuda de los titulares de la AUH asciende a tres veces lo que cobran en un mes y “Se endeudó 60 por ciento de los titulares de AUH, 42 de los beneficiarios de pensiones no contributivas, el 41 por ciento de los beneficiarios de pensiones de adultos mayores, 8 por ciento de los jubilados y 9 por ciento de los que cobran salario familiar. En promedio, el 20 por ciento de los titulares se encuentra endeudado” también tomando como fuente el informe del CEPA y los mismos datos otorgados por el Ansses.

Otra mentira del discurso de Macri “”combatir la mal nutrición y obesidad infantil que afecta más a los que menos tienen”, después de describir la situación de los niños y niñas en la argentina el Presidente solo planteo como responsables primarios de esta problemática a los padres. Omitió decir que políticas públicas piensa implementar desde el Estado y sobre todo que el ajuste en la AUH y el aumento de la pobreza es lo que afecta principalmente que los niños y las niñas dejen de percibir los alimentos para un crecimiento adecuado. Además de que, como ya lo hemos expuesto desde esta Comisión, el gran crecimiento de los comedores comunitarios y de los niños y niñas que asisten en mayor cantidad a los comedores escolares son signos de que la situación de los y las más pequeñas de nuestro país no es responsabilidad de “los padres” (como también lo afirmo el presidente durante su discurso) sino de un Estado que les da la espalda.

Desde la Comisión de Inclusión y Desarrollo Social del Instituto Patria creemos que es necesario poner en eje de debate la falta de sensibilidad y perspectiva del Gobierno Nacional en cuanto a lo social y a la protección de los derechos de todos los y las habitantes de nuestro país.