Documento Fundante

El estudio del envejecimiento humano se ha convertido en una temática insoslayable en la agenda pública mundial. En el siglo XX se ha visto una revolución en la longevidad. El número de personas de 60 años y más crecerá de 870 millones a 2400 millones en el 2050. En América Latina, en los últimos 50 años, la esperanza de vida ha aumentado casi 20 años. La demografía nos muestra que nuestro país ha envejecido y que esta tendencia se profundizará en los próximos años. La República Argentina se encuentra entre los países más envejecidos de América Latina, junto con Cuba, Chile y Uruguay.

En América del Sur la proporción de población de 60 años o más se incrementó del 5,6% a 10,2% entre  1950 y 2010 (ONU, 2012). Según CEPAL, en el año 2008 la cantidad de personas mayores ascendía a 57 millones. Las proyecciones indican que, para 2050, habrá un 35% de personas de 60 años y más en nuestra región (CEPAL, 2011).

En Argentina la esperanza de vida al nacer es de 76,92 años para toda la población (INDEC, 2013).  Mientras que para los varones la misma asciende a 73,72 años, para las mujeres es un poco más de seis años mayor: 80,33 años.  La expectativa de vida saludable después de los 60 años es de 20 años para ambos sexos, por ello la vejez se convierte en una de las etapas más larga en la vida de las personas.  Actualmente en nuestro país hay 6.416.920 de personas de 60 años y más.

Las transformaciones que se desprenden de este cambio demográfico impactan sobre el curso de vida de los individuos y de las sociedades, razón por la cual debemos atender a los múltiples requerimientos que se demandan para realizar este logro social. Hemos visto con orgullo que Argentina fue el primer país del mundo en proclamar los “Derechos de la Ancianidad” lo que nos pone en un lugar destacado dentro de la agenda internacional.

En el año 1948 Eva Perón presentó los Derechos de la Ancianidad en la Asamblea General de las Naciones Unidas, proponiendo los derechos a la asistencia, al alojamiento, a los alimentos, al vestido, a la salud física y mental, a la salud moral, a la recreación, al trabajo, a la estabilidad y al respeto. Luego en el año 1949, en el gobierno justicialista del entonces presidente Juan Domingo Perón, se incluyeron en la Constitución Nacional.
El Instituto PATRIA tiene entre sus objetivos “Contribuir al desarrollo de un nuevo pensamiento Latinoamericano, conformando un espacio plural para la reflexión y el estudio multidisciplinario sobre las experiencias sociales, políticas, económicas de los países de América Latina en el siglo XXI y el proceso de integración regional”. La temática de la defensa de los Derechos Humanos de las Personas Mayores se inscribe plenamente en esta línea de trabajo.

Hoy, la Región de las Américas cuenta con la Convención Interamericana sobre los Derechos Humanos de las Personas Mayores, que fue liderado por la República Argentina bajo el mandato presidencial de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner, siendo la única Región en el mundo que cuenta con  este instrumento jurídicamente vinculante.

El liderazgo de la Argentina en la Región ha sido producto de las acciones de nuestro Gobierno Nacional, Inclusivo, Popular y Democrático que puso en agenda la importancia del capital social que significan las Personas Mayores para el desarrollo de sociedades maduras, justas, integradas y solidarias. Son muchas las acciones coordinadas, progresivas y sistémicas que los Gobiernos, primero de Néstor Kirchner y luego de Cristina Fernández de Kirchner, desarrollaron desde el 2003, como el aumento de la cobertura previsional, en cantidad y calidad,  la seguridad económica, la cobertura en salud, el desarrollo social, cultural, el turismo y educación a lo largo de toda la vida.

Un análisis integral permite apreciar su real dimensión y pone en perspectiva la revolución que implica la continuidad y profundización de este Proyecto Nacional y Popular, cuyo eje FUNDAMENTAL es la REDISTRIBUCIÓN de los medios de producción, de la riqueza, de los ingresos, de la información, de la cultura y del conocimiento científico-técnico. Ejemplo de ello fue la inclusión al sistema previsional, pasando del 60% de cobertura en el 2001 al 97% en el 2015.

La Comisión de Defensa de los Derechos de las Personas Mayores del Instituto Patria tiene como finalidad defender los logros alcanzados en la última década y generar espacios de intercambio, reflexión y debate sobre la situación de las Personas Mayores, capacitar a los equipos técnicos en la temática gerontológica y previsional específicas en el marco de la Seguridad Social, y promover el empoderamiento de las Personas Mayores y sus organizaciones,  tanto a nivel nacional, provincial, municipal como en la Región Latinoamericana.

Misión

Contribuir a difundir, defender y a hacer efectivos los Derechos Humanos de las Personas Mayores tanto en el plano nacional como en la Región Latinoamericana.

Visión

La visión de la Comisión es de una Sociedad donde todas las Personas Mayores tengan las oportunidades para desarrollar sus capacidades y puedan gozar plenamente de sus Derechos.

Objetivos

– Trabajar en un proyecto de reforma constitucional que establezca los principios del Sistema de Seguridad Social Argentino y la actuación obligatoria de la Administración Pública Nacional orientada a los mismos: Universalidad, Equidad, Solidaridad inter e intrageneracional, Sostenibilidad, Progresividad y administración pública exclusiva.

– Defender los logros alcanzados en materia de Derechos Humanos de las Personas Mayores en la última década.

– Estudiar, investigar y difundir la situación de las Personas Mayores desde la perspectiva de los Derechos Humanos.

-Promover la ratificación y aplicación de la Convención Interamericana sobre los Derechos Humanos de las Personas Mayores aprobada por OEA en 2015
-Formar  profesionales y técnicos en el área gerontológica y en Derechos Humanos.

-Empoderar a las Personas Mayores para defender sus derechos, acompañarlos activamente en esa defensa y promover acciones intergeneracionales  en  esta dirección.

-Generar espacios de reflexión, discusión, consenso y acción en temas tales como seguridad social, seguridad económica, políticas sociales, políticas sanitarias, culturales, educativas, entre otras, que tienen a las personas mayores como destinatarias en un marco obligatorio de PROGRESIVIDAD de los DDHH, que impide el retroceso en los estándares ya alcanzados (PIDESC, CADH y otros instrumentos internacionales).

– Participar en la organización, coordinación y procesos de construcción colectivos que se dan en las organizaciones de Personas Mayores de primero, segundo y tercer grado en el país y la región. Para impulsar y fortalecer el rol de las instituciones, como la Confederación General de Jubilados, Retirados, Pensionados y Adultos Mayores del País, creada en 1948.

-Producir contenidos comunicacionales que rompan con los estereotipos negativos de la Vejez y que disputen sentidos con los estamentos hegemónicos del poder (medios de comunicación, medios tecnológicos de información, comunicación y cultura, etc.).

-Publicar contenidos relacionados con la política pública gerontológica.

Actividades Estratégicas

Mesas redondas

-La Gran Estafa de la Reparación Histórica: Análisis sobre la propuesta del gobierno actual sobre el nuevo modelo previsional.
-La importancia de un instrumento jurídicamente vinculante como lo es la Convención Interamericana sobre los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

-Condiciones de vida de las Personas Mayores en Argentina. Encuesta Nacional realizada por INDEC y Ministerio de Desarrollo Social 2012-2013.

-Género y diversidad en la Vejez.

-Promoción del Buen Trato y Respeto a los Mayores.

-Participación activa de las Personas Mayores, sus grupos y organizaciones.

-El abordaje de la Vejez en los medios de comunicación.

-Políticas Públicas y Derechos Humanos.

Conformar un grupo de trabajo que coordine las actividades formativas.

Conformar un grupo de trabajo que elabore y difunda estadísticas y relevamiento de datos, sobre la calidad de vida de las Personas Mayores.

Conformar un grupo de trabajo que elabore y difunda, un perfil global de los Mayores que abarque los aspectos cultural, laboral, de expectativas y afinidades por grupos de edades y nivel socio-económico. De proyección nacional y regional.