De la construcción de la Patria Grande soberana a la vergüenza de venerar el liderazgo de EEUU en nuestra región. Condenamos las declaraciones de Mauricio Macri contra la República Bolivariana de Venezuela

Desde la Comisión de Integración Regional y Asuntos Internacionales del Instituto Patria declaramos el apoyo al pueblo y gobierno de Venezuela acompañando las acciones de solidaridad que se están desarrollando alrededor del mundo, rompiendo el cerco mediático y mentiroso abonado por nuestro presidente.

El paisaje de Nuestra América ha cambiado: de jefes y jefas de gobierno que se abrazaban con el pueblo en la calles, y ponían freno al neoliberalismo con pronunciamientos y acciones soberanas, hemos pasado a ver con tristeza que presidentes producto de estafas electorales o golpes parlamentarios y judiciales tejen la alianza de la liga de derecha bajo el liderazgo de EEUU, cuyo objetivo no es otro que poner fin a los proyectos de Patria Grande.

Esa es la propuesta de “volver al mundo” de nuestro presidente: de rodillas frente a la potencia bélica del norte para atacar a un gobierno soberano que resiste los embates de los poderosos del mundo. A coro con el emisario del imperio, Macri declara la necesidad de restablecer lo que el neoliberalismo entiende por democracia: una democracia secuestrada por una partidocracia que se alterne en el gobierno expresando por igual los intereses de la elite. Aquella misma elite contra las que combatieron ya nuestrxs libertadores, las que se aliaron a los imperios de turno para hacer sus negocios y que hoy pretenden retomar el sendero del sometimiento, el ajuste y la opresión.

Exigimos respeto a la autodeterminación de Venezuela y a un gobierno surgido de la voluntad popular que ha convocado a 21 elecciones en 18 años, todas ellas bajo un sistema electoral transparente y admirado en el mundo entero. En ese sentido basta recordar los elogios que al respecto pronunciara el ex presidente de los EEUU, Jimmy Carter, cuando señaló que «De hecho, de las 92 elecciones que hemos monitoreado, diría que el proceso electoral en Venezuela es el mejor del mundo» (1). Mientras tanto, en nuestro propio país sobrevuela el fantasma del fraude que están intentando perpetrar con los resultados de las elecciones que tuvieron lugar el domingo próximo pasado.

Venezuela es un país soberano que ensaya caminos de justicia social. El dilema es: relaciones carnales con el imperio o Patria Grande soberana.

Junto con el destino de la República Bolivariana de Venezuela se juega nuestro propio destino y nuestra independencia.

1. Véase, “Carter praises Venezuela, Scolds U.S. on Electoral Processes”, por Chris Shattuck, Septiembre de 2012, Global Atlanta, http://www.globalatlanta.com/carter-praises-venezuela-scolds-u-s-on-electoral-processes/