Cristina Kirchner: “Les quieren arrebatar el derecho a ser iguales y para eso necesitan tener a Milagro presa”.

Cristina Fernández de Kirchner participó, mediante una videoconferencia, de la charla “El delito de pertenecer” que el Instituto organizó en el marco de las actividades que desde distintos ámbitos de la vida nacional se está realizando para exigir la liberta de la dirigente social Milagro Sala, privada de su libertad hace más de siete meses. Frente a un auditorio colmado, del encuentro participaron los columnistas del diario Página 12, Horacio Verbitsky y Sandra Russo, y la integrante del Comité para la Libertad de la líder de la organización barrial Tupac Amaru, Juliana Marino. Moderó la actriz Cristina Banegas.

CristinaCristina Fernández de Kirchner, Presidenta honoraria del PATRIA afirmó que la detención de Sala “nos duele a todos los argentinos” ya que “no es bueno que en la Argentina vuelva a haber presos políticos”. Expresó su total solidaridad con Milagro y los otros once detenidos de la organización barrial jujeña, entre ellos el compañero de la dirigente. “La conocí en una fábrica de ropa blanca”, recordó, cuando fue a visitar las obras que la organización tiene en el Alto Comedero, Jujuy. “Me impresionó la cantidad de gente joven que estaba trabajando en las máquinas de coser, y cómo cantaban mientras cocían”.

La ex presidenta relacionó el encarcelamiento de la dirigente jujeña con la instauración de “políticas antipopulares y profundamente regresivas que implican una formidable transferencia de recursos hacia los sectores más concentrados de la economía”. Habló de “una democracia de nula intensidad y la virtual desaparición del Estado de Derecho en cuanto a las garantías que debe tener cualquier persona”, como el “derecho a la libertad”.

“Lo de Milagro es la punta del iceberg”, advirtió Cristina, y sostuvo que “fueron a arrebatarle a esos negros, a esos coyas, el derecho a ser iguales”, y que en ese sentido “tienen que tener a Milagro presa”. “Por eso su libertad tiene un valor simbólico muy importante para todos los argentinos”.

Sandra Russo, autora del libro “Jallalla. La Tupac Amaru, utopía en construcción”, con el que narra sobre la vida de Milagro Sala y la construcción social y política de la organización barrial Tupac Amaru, recordó que en el año 2009, al recorrer las obras sintió “un impacto muy fuerte e inquietante”, ya que “no existía una organización como aquella en nuestro país”. Mencionó las fábricas, los parques acuáticos, el sistema de vacunación y en especial el “espíritu comunitario que se respiraba en la Tupac Amaru”.

_MCM7797

“El primer trabajo político de Milagro y de los compañeros que arrancaron con ella desde el principio, que los consolidó y que los hizo capaces más tarde de armar las cooperativas de viviendas, fue darle de comer a los niños”, subrayó la periodista. “Los mismos que allá por los noventa eran los hijos de los pobres más pobres de la Argentina”, ya que Jujuy “era una de las provincias inviables, según Domingo Felipe Cavallo”, en aquel momento ministro de Economía. “El caso de Milagro nos une a Latinoamérica porque se junta con la discriminación y el racismo de quinientos años”, advirtió, y recordó que por esa misma razón “en las escuelas de la Túpac Amaru una de las primeras materias que se cursan es la de la autoestima”. “El primer acto militante de un tupaquero era darle de comer a un niño. Eso pinta de cuerpo entero a la mujer que hoy estamos defendiendo”, remarcó.

 

 

Juliana Marino, ex embajadora en Cuba e integrante del Comité para la Libertad de Milagro Sala, afirmó que a través de su obra política y social, “Milagro rompió muchas lógicas” y “perturbó al feudalismo y al bipartidismo” de la provincia, aparte de las “cinco empresas constructoras” más importantes de Jujuy, y “a la discriminación que todavía existe en la sociedad jujeña”. “Esto es lo que no le perdonan”, avisó, y sostuvo que “Milagro construyó una epopeya social”.

Marino llamó a sumarse al Comité para profundizar la lucha por la liberación de los detenidos ya “algunos dicen que Jujuy es un laboratorio”, para detectar cuánta resistencia hay de parte del campo popular y qué impacto tiene el hecho en los medios de comunicación. Instó a “darle continuidad a las campañas, cubrir todos los espacios, hablar, convencer, concientizar y hacer circular la información” que silencian las grandes empresas de medios. “El Comité pretende la libertad de Milagro y dar a conocer su obra, eliminar la estigmatización que recae sobre ella”, planteó, e invitó a las más de cientos cincuenta personas que colmaban las instalaciones del PATRIA a sumarse a las comisiones de trabajo del Comité.

 

_MCM7833

Además de la comunicación con la ex Presidenta, el Instituto también habilitó una teleconferencia para conversar con Carlos Pisoni, miembro del área de Derechos Humanos de la casa, quien estaba participando de la movilización que en la provincia se estaba realizando por el 40º aniversario de la “Noche del Apagón”, cuando el ejército se llevó detenidos a centenares de trabajadores del Ingeniero Ledesma. “Se movilizaron unas diez mil personas para exigir el juicio y castigo a todos los culpables y la libertad de Milagro”, contó. También habló uno de los abogados de Sala, Luis Paz, que explicó que “tras la detención de Milagro está todo el poder económico de la provincia” y que “estamos convencidos de que lo vamos a lograr su libertad”; contó también que de a poco “la Túpac se está reconstruyendo” del terror que esparció Morales en las calles de la provincia, y que el camino para lograr la libertad de la dirigente es “seguir visibilizando el conflicto”.

El periodista y escritor Horacio Verbitsky tuvo a su cargo el cierre de la charla, luego de las comunicaciones que llegaron desde el sur y el norte del país. Sostuvo que detrás de la “detención ilegítima y arbitraria de Milagro Sala” está el “disciplinamiento obrero” que forma parte de “un plan de larga data” en la provincia. Utilizó declaraciones del ex presidente de la Unión Cívica Radical, Ernesto Sanz, un pedido de informes que realizase en 2009 el actual gobernador de la provincia, Gerardo Morales, y un informe que el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) presentó para evidenciar el vínculo que siempre existió entre el ingenio Ledesma, de Carlos Blaquier, y las violaciones a los derechos humanos que sufrió el pueblo jujeño durante el terrorismo de Estado.

_MCM7763 _MCM7842

El titular del CELS recordó que hace unos días el ex senador radical Ernesto Sanz, en una entrevista radial acusó a Milagro Sala de formar parte de una asociación ilícita y de ser la dueña de ciento ochenta cooperativas con las que se quedaba y repartía con discrecionalidad los fondos que le giraban el gobierno provincial y nacional. “El día que se haga una auditoría en serio, van a descubrir que hay más obras de las que se pagaron”, dijo, y recordó que “Sanz confiesa que había que sacar de circulación a Milagro y a su organización”, para luego mencionar una una serie de fantasiosas justificaciones.

Verbitsky repasó la letra de un decreto que Morales firmó dos días después de la detención de Milagro con el que instruye a la fiscalía de la provincia a retirar la personería jurídica de las asociaciones civiles que acampaban frente a la gobernación por aquellos días. “El retiro de la personería es competencia exclusiva de la justicia”, subrayó, “pero el senador Morales lo decide él, lo decreta él, y se jacta de este atropello contra los instrumentos que él mismo menciona”.

Para finalizar, el columnista habló de las razones de “la detención ilegítima y arbitraria de Milagro Sala”, por medio de un punteo de las conquistas que los sindicatos habían logrado ante las autoridades del ingenio Ledesma entre 1973 y 1976, y la consecuente represión que desataron sobre el movimiento obrero con el Terrorismo del Estado. “La respuesta represiva fue brutal y formó parte de una estrategia empresarial de disciplinamiento obrero. Esto es lo que no tenemos que permitir ahora. Esto es lo que hay que denunciar, cuestionar y propagandizar en todo el país“, cerró.

_MCM7722

La concurrencia al Salón Néstor Kirchner del Instituto PATRIA fue masiva por lo que se habilitó una sala contigua al auditorio y hasta parte de la escalera. Estuvieron presentes dirigentes y referentes de distintos ámbitos, entre ellos el ex secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini, el ex ministro de Trabajo Carlos Tomada, el dirigente socialista Jorge Rivas, el ex ministro de Salud Daniel Gollán, Lita Boitano de los Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, Miguel Ángel Estrella, Liliana Herrero y David Blaustein, entre otros.

Créditos fotos (salvo la de Cristina Fernández de Kirchner): Revista PPV.