Cristina Kirchner en Lanús: Hay que organizar a la sociedad en búsqueda de la recuperación de derechos

img_2119-2

 

Eso es el neoliberalismo: desorganizar la vida de la gente, quitarle derechos. ¿Y para qué? Algunos hablan de que hay errores de gestión o que hay mala gestión en tal área. No es un problema de mala gestión. Creo que atrás de eso se esconde el propósito de que si esto falla, en realidad fue porque no pudieron gestionar bien pero no porque las políticas sean criminales y genocidas. Y son criminales y genocidas en la medida que llevan a la gente a carecer de remedios, a carecer de acceso a tratamientos, a carecer de trabajo, a carecer de vivienda, a carecer de vida.

 

Yo sé que gritan “volver” pero se trata no de que vuelva una persona, se trata de que vuelva la sociedad nuevamente empoderada, como lo estuvo en los 12 años y medio.

 

La organización popular va a requerir de eso, de organizaciones de distintos frentes donde se agrupen los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo, que son muchos.

 

 

Yo no creo que se hayan equivocado, no creo que haya mala gestión, el modelo neoliberal necesita una desocupación de 2 dígitos, necesita de condiciones laborales malas para que la gente no reclame. Con una desocupación como la que habíamos alcanzado de 5,9%, el registro más bajo de las últimas décadas, no se pueden discutir salarios a la baja.

 

Todo reside en saber en qué punto está la sociedad argentina dispuesta a defender sus derechos, porque nadie va a venir a salvarla.

 

Todo proceso transformador requiere de liderazgos y direcciones políticas, pero esencialmente requiere de sociedades con alto grado de conciencia colectiva, y de capacidad de organización colectiva para salir adelante.

 

img_1848-2

 

Yo no soy médica pero el neoliberalismo es toda una patología. Miren si será una patología que convence a gente de que los voten para después quitarle todas las cosas que tenían, y por allí los votan. Ojo, son ayudados también por agentes transmisores que anidan en las pantallas de televisión, en los medios de comunicación, y que en épocas de la posverdad te hacen creer que todo lo que vos tenías era solamente un esfuerzo personal y que nada tenía que ver el Estado o las políticas.

 

Porque en definitiva cuando el neoliberalismo llega al gobierno y al Estado, lo que se ha producido antes es una modificación de las relaciones de fuerza de la sociedad. Una parte de esa sociedad es tomada por el discurso y el sentido común del neoliberalismo y es convencida de que las políticas publicas de un Estado democrático y popular son las que le quitan tal vez lo que figura en un recibo de sueldo, o las cosas que todavía le faltan. Si no pudo renovar el auto porque no le aumentaron el sueldo es porque hay planes o programas sociales para los que todavía no tienen trabajo, o Qunita, o Argentina Sonríe…

 

Todos debemos pensar con absoluta generosidad que ninguno de nosotros es imprescindible, que lo único imprescindible es volver a organizar al pueblo, a la sociedad en todos los frentes y para todas las políticas, porque es la única manera de que no vuelva un sector político, que vuelvan los argentinos y las argentinas a ser protagonistas de su destino y de sus vidas.

 

 

La fórmula para no extrañar a Cristina es todos los días antes de acostarse pensar y preguntarse qué hice hoy para que la consigna de “la Patria es el otro” sea llevada adelante, qué hice hoy para contribuir a la organización popular.

 

Debemos convencer a los argentinos que aún no se han dado cuenta de que nadie se va a salvar individualmente, que nos salvamos todos o se va a hundir la gran mayoría otra vez como ya nos ha pasado en muchas oportunidades. No es nuevo esto que estamos viviendo.

 

 

Todo aquel que quiera dividir y separar está trabajando objetivamente en contra del pueblo. Todo aquel que quiera dividir, estigmatizar, separar, más allá de los discursos, más allá de las proclamas, lo que está favoreciendo objetivamente son las desventuras del pueblo.

 

Se trata entonces de volver a organizar, no le vas a organizar la vida a nadie, pero por lo menos ayudar a ese que se la han desorganizado a que se junte con otros más para ver cómo todos juntos podemos volver a organizar un país mejor.

 

No se peleen, júntense, convenzan, persuadan, esa es la clave.

 

Discurso completo aquí