Cristina Fernández en diálogo con Rafael Correa.

El ex presidente de Ecuador Rafael Correa entrevistó a la ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner en el marco del programa “Conversando con Correa”, emitido por la señal RT. En su diálogo abordaron las características del neoliberalismo en América Latina y analizan que fue lo que devolvió estas ideas a la región.

 

La exmandataria considera que, a diferencia de la primera versión de los años 90, este sistema neoliberal tiene la particularidad de que “viene después de los movimientos populares”, por lo que “la gente va a empezar a comparar en algún momento el nivel de vida que tenían con los populistas y el que tienen con los neoliberales”.

Kirchner considera que atravesamos “un momento muy complejo” en el que “las viejas categorías de pensamiento no alcanzan”, aunque “lo que sí sigue siendo una categoría es la de lo nacional y lo popular”.

 

 

En este sentido, explica que los gobiernos así llamados “progresistas” o “populistas” en América Latina no pudieron “dominar la cuestión cultural y psicológica”, mientras que el neoliberalismo actual “ha explorado e investigado lo que es el pensamiento de la gente”. Por eso considera que “falta hacer una formulación teórica de todo esto”.

En sintonía con ello apunta lo importante que resulta “pensar en lo que va a venir después de esto”, porque —sostiene— va a fracasar irremediablemente”. “Las políticas neoliberales van a fracasar, independientemente de que sea Mauricio Macri o un premio Nobel el que las aplique”, sentencia.

 

 

“Es un capitalismo muy raro el de este neoliberalismo que condena a millones de personas a la pobreza”, dijo. “¿Qué fue lo que convenció a los que estaban del otro lado del muro de Berlín a pasarse para este lado?: el consumo”, agregó.

En otro fragmento, la ex mandataria se refirió la política económica del gobierno de Mauricio Macri y a los funcionario con sus fondos en el exterior o en empresas offshore. “En mi país, hay un gobierno off shore, todos (los funcionarios) tienen cuentas o sociedades off shore, y a nadie le interesa discutir un sistema de gobierno donde se pueda reglamentar todo esto y ponerlo en la Constitución”, analizó la ex mandataria. En el mismo sentido, afirmó que “por eso mismo, nadie hace una convención prohibiendo los paraísos fiscales, sabiendo que con ellos se sacan miles de millones de dólares que deberían ir a la economía productiva, a la salud o a la educación”.