Disciplinamiento social y represión

Comunicado de rechazo al incremento de la represión a sectores populares y al ajuste que mata

La violenta represión, ordenada por el Jefe de Gobierno Porteño Rodríguez Larreta y ejecutada por las fuerzas de seguridad a cargo de la Ministra Bullrich, en las puertas del Ministerio de Desarrollo Social contra los y las integrantes del Frente por el Trabajo y la Dignidad Milagro Sala, es prueba concreta de la necesidad del Gobierno Nacional de profundizar el disciplinamiento social que necesitan para seguir aplicando el modelo.

También el lamentable y doloroso hecho del suicidio del jubilado Oscar Estivillen el Ansses de Mar del Plata y las muertes de 6 niños y niñas y 1 adulto en dos incendios provocados por la falta de luz en el barrio de Villa Caraza del distrito de Lanus, nos generan un fuerte repudio. Todos estos sucesos hubieran sido evitados en el marco de un Estado presente ahí donde se necesita, donde están los más vulnerables de nuestra sociedad.

40.000 Cooperativistas bonaerenses han quedado sin trabajo en el último año y medio, y ven a sus cooperativas desmanteladas por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación que las desfinanció, convirtiendo el Programa Argentina Trabaja, que nació allá en el 2004 bajo la consigna “Inclusión social con trabajo”, en un mero subsidio de 4000 pesos que no alcanza para nada. Las fábricas recuperadas sufren el impacto de los tarifazos a los servicios básicos y la apertura indiscriminada de las importaciones que reduce drásticamente sus producciones y pone en peligro la continuidad de los puestos de trabajo. Los despidos en el sector público y privado aumentan día a día y la inflación provoca que los salarios, la AUH, jubilaciones, pensiones, etc, sean insuficientes para sostener la economía familiar. El cierre o la baja de programas sociales como el PROGRESAR o las pensiones no contributivas, aumentan la vulnerabilidad social y la permanente vulneración de derechos.

Por todo esto, la única respuesta posible que tiene el Gobierno para sostener este modelo económico neoliberal es la represión como la producida el pasado miércoles 28 de mayo. Detenidos y heridos (entre ellos varios niños y niñas), cacería policial parecieran ser el “dialogo” prometido por el Presidente Macri durante la campaña electoral.
La injusta distribución de la riqueza, el aumento de los servicios públicos que golpea fuertemente en la población, el ataque a los derechos básicos promovido por la implementación de políticas conservadoras y neoliberales desarrolladas por el Gobierno y la fragmentación y exclusión social producen el constante deterioro de la calidad de vida de las mayorías de los argentinos y las argentinas, con el agregado de la brutal represión a los y las que reclaman en las calles.

Desde la Comisión de Inclusión y Desarrollo Social del Instituto Patria, creemos que es urgente y necesario Declarar la Emergencia de los Derechos Sociales para ratificarlos y garantizarlos social, económica y culturalmente hacia la inclusión social del conjunto de la ciudadanía argentina. Porque debemos frenar el ajuste en políticas sociales que vulnera derechos humanos y colectivos, estigmatiza a grupos sociales y genera desprotección social de la mano de la criminalización de la protesta.

Por esto repudiamos los hechos sucedidos la semana pasada y volvemos a reiterar que es posible construir otra mirada sobre las políticas públicas, que vuelvan a poner a los argentinos y las argentinas como sujetos de derecho.