Alberto Rodríguez Saá: “Tenemos que unirnos bajo el programa político que nos está dictando la calle”

“Es una gran alegría tenerte aquí esta tarde, te doy la bienvenida en nombre del Instituto y de su presidenta honoraria Cristina Fernández de Kirchner”. Con estas palabras Oscar Parrilli presentó, en un repleto salón Néstor Kirchner, al gobernador de San Luis Alberto Rodriguez Saá, quien había llegado unos minutos antes acompañado del diputado nacional Luis Lusquiños.

Parrilli introdujo la charla del gobernador de San Luis con algunas definiciones sobre el momento que vive el país: “el gobierno nacional está generando un nivel de violencia, en la calle y en los hogares, por sus medidas en beneficio de unos pocos y perjuicio de las grandes mayorías. Tratan de instalar el miedo y la esencia de la política es que no se tenga miedo, para opinar y para actuar. Debemos poner límite a esta situación en que se avasallan los derechos de nuestro pueblo”.

Para dar la palabra al invitado e introducir el tema central de la charla explicó que una de las consecuencias de este modelo, a nivel mundial, “son los refugiados” y destacó la decisión del gobierno que encabeza Rodríguez Saá para dar un ejemplo en el país. Lo presentó como “un militante del campo nacional y popular, con el que en algún momento tuvimos diferencias”, rápidamente el gobernador replicó “no me acuerdo”, lo que desató risas y aplausos de los presentes.

El gobernador comenzó agradeciendo la invitación, “me siento como en mi casa” afirmó. Seguidamente detalló el proceso que llevó a a su gobierno a tomar la decisión de presentar a la provincia de San Luis para recibir a refugiados sirios: “el refugiado no tiene ninguna alternativa, al lado de él está la muerte. Es una víctima absoluta y lo que está afectado es la dignidad de las personas”. Explicó que el estado asignado como “provincia llamante” o “provincia de acogida” fue acompañado por los 62 municipios que están comprometidos en la tarea de recibir y ayudar a las familias en su inserción en una sociedad con la que en principio tienen pocos puntos de contacto. “El 7 de febrero llegaron las primeras dos personas, luego en marzo otro grupo más grand. Primero viven en la Universidad de La Punta, donde reciben toda la atención que requieren y comienzan inmediatamente a aprender el idioma”. A medida que las familias se van integrando a la vida social local y consiguen una ocupación, la provincia puede recibir más personas, a razón, estiman, de 2 o 3 familias cada 2 meses. La principal preocupación de toda la comunidad, afirmó “es que pierdan el miedo, que puedan recuperar la libertad y que puedan empezar de nuevo”.

Rodríguez Saá se metió de lleno en el terreno político con su propuesta de construir un programa político para las elecciones de octubre: “Tenemos que hacer un programa de todos porque la calle está hablando. Nos está contando cosas. Dice: queremos paritarias, aumentos salariales por encima del nivel de pobreza, que no cierren las Pymes, que no haya importaciones sin prudencia para que no cierren empresas, (…) hay que incluir `no endeudarse´ en el programa”. “Nuestro programa está en los carteles de las marchas, hay que sacarles fotos y transcribirlos” y enfatizó “Argentina sin presos políticos tiene que estar en el programa político” entre aplausos cerrados.

Tuvo tiempo el gobernador para hablar de las manifestaciones del 1 de abril: “Son calles distintas. Nos diferenciamos del 1A porque nosotros estamos escribiendo la historia social de la Argentina y ellos un código de transeúntes”. Para el final dedicó unas palabras a las declaraciones de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires: “(María Eugenia) Vidal dijo que ellos necesitan un peronismo dividido en tres. Lo siento, señora gobernadora, nosotros necesitamos un peronismo unido”.

En el cierre volvió con un tema muy especial para los militantes: “Queremos una Argentina sin presos políticos y con Milagro Sala libre”.

Para ver el video completo, clic aquí.